Todos ecológicos: Renault

#000000;" />
Enseña de Renault
Foto original de smenzel.

Seguimos con el repaso a los fabricantes de ecología sobre ruedas con el que sin duda será el más sencillo de ventilar y exponer como el bluff que es: Renault.

Ingrediente ecológico

Eco2. Y pintar los coches de verde, que siempre ayuda.

¿En qué consiste?

Pues cuesta un poco averiguarlo, porque en la página del fabricante no se da razón. Hay que buscar la descripción de algún vehículo que incorpore la “tecnología” para tener una idea de en qué consiste. Mi pesquisa personal, centrada en el modelo Laguna (porque es de tamaño mediano y ha sido renovado recientemente), me hizo navegar por tres páginas antes de llegar a esta lista:

  • Emisión de CO2 inferior a 140 g/km. Un principio fundamental de las ventas: si en el anuncio dicen por menos de 50 €, puedes apostar a que no son 25. En el vehículo que nos ocupa, son 136 g/km.
  • Producción en una factoría con la certificación . Si eso te parece impresionante, es que nunca has visto un proceso de certificación. En pocas palabras: se trata de tener todos los procesos en papel, establecer parámetros medibles y tener un plan de mejora. Así, una fábrica “certificada ISO 14001” podría declarar, en la página 83720 de su memoria de certificación, que actualmente despellejan 1200 focas bebé en la fabricación de cada automóvil, y que su plan a cinco años es reducir ese número a 900. (¡Mejora del 25%! O, como gustan de decir los consultores, ¡mejoramiento en dobles dígitos! Sin comentarios…)
  • Integración de más del 5% de plástico reciclado sobre la masa de plásticos del vehículo. Eso sí que es impresionante. Por cierto, al afirmar que el modelo Laguna se fabrica con un 17% de materias plásticas (supongamos que en peso, aunque podría ser que no), podemos calcular cúanto hay de reciclado en todo el coche. Pesa 1369 kg, luego lleva menos de 12 kilos de bolsas de la compra compactadas. Es un alivio saberlo.

¿Cuánta mejora supone?

Ninguna en absoluto. Renault se ha limitado a poner la etiqueta “Eco2” a aquellos vehículos que cumplen los tres criterios anteriores, lo que es sencillo para cualquier motor diésel moderno de menos de 120 CV. Además, ni siquiera montan filtro antipartículas, lo que es clave para conseguir un diésel aproximadamente digno del calificativo “limpio”. Aunque podría equivocarme… En la lista de características técnicas (tras otras dos pulsaciones de ratón), bajo el epígrafe Motor, aparece la críptica indicación:

Filtro antipartículas: Sans FAP

O mi francés me falla mucho, o no quieren referirse a un Filtro AntiPartículas (lo que significa FAP) llamado “sans”. Es un fallo de traducción; con la boca muy pequeña, están diciéndonos que el coche no lleva de eso. Ya sabemos que en emisiones de CO2 los motores diésel de hoy en día son aceptables, pero sin filtros especiales sueltan hollín que es un gusto —si te gusta el hollín, claro. Por poner números, alrededor de 100 veces más por unidad de volumen que la gasolina. Los alérgicos lo llevamos oscurete (ver Diesel can trigger allergy attack, scientists say).

Todo esto sin nombrar el daño moral causado por el anuncio de marras. Casi me hace recordar con cariño el de Richard Clayderman desmelenado y la musiquilla de La Historia Interminable. Por cierto, el no mucho más ecológico Prius con el que hago las comparaciones —el coche “de las estrellas” al que se refiere Renault en su spot— sólo es 24,5 cm más corto y tiene 42 l menos de maletero. No llega a los 210 km/h de velocidad punta del Laguna, pero tú tampoco deberías; por demás, es similar en prestaciones, mucho más cómodo de conducir y cuesta 1150 € más, apenas un 4%. Base insuficiente para una revolución proletaria, me temo: si de verdad quieres un coche basándote en el criterio de Leo (DiCaprio, pero me gustaría saber qué conduce el otro, Bassi), cómprate el de verdad, no la imitación.

Y si quieres ser ecológico de verdad, ya sabes. No cambies de coche. Muévete en transporte público siempre que puedas. El tren está cada vez mejor; podrías probarlo.

  1. Discrepo completamente contigo, el anuncio de Richard Clayderman es lo mejor que ha salido del mundo automovilístico en años.

    Cuándo termines el repaso a los coches supuestamente ecológicos, échale un vistazo a los trenes.

    Un saludo
    Hans

  2. Me gusta azuzar la polémica 😉

    Respecto del tren híbrido: tengo entendido que la mayor parte de las locomotoras diésel que corren por las arterias de hierro de España… (Doctor House, parece un caso de patriotosis pedántica; sugiero que le practiquemos una eutanasia de urgencia.)

    Lo siento, empiezo otra vez. Decía que las locomotoras diésel más habituales en España son híbridas en cierto sentido, porque se mueven gracias a un motor eléctrico impulsado por otro motor diésel. La eficiencia del conjunto es algo menor que la de un motor diésel aislado, pero a cambio se tiene más flexibilidad. Podría ser interesante echarle un vistazo, aunque, como dicen en el mismo artículo que enlazas, no está nada clara la viabilidad económica del artefacto japonés.

  3. No es solo lo que sale por el tubo de escape lo que contamina. No?
    http://clubs.ccsu.edu/recorder/editorial/print_item.asp?NewsID=188

Comments are closed.

Go to top