Tocata, derrumbe y fuga en re menor

Teatro Monumental-fachada#000000;" />
[][][][][][]
Foto original de Miki_Fog.

El pasado día 2 se derrumbó parte del forjado del techo del Teatro Monumental. Espero fervientemente que los técnicos no culpen del hecho al efecto de las representaciones del jueves y viernes anterior, que incluyeron la Tercera Sinfonía en re menor de Anton Bruckner (versión 1889, como es costumbre de lamentar) con una participación, digamos que sólida, de la sección de viento metal de la orquesta. Bastante tiene mi compositor favorito con la fama de indigesto que se ganó a pulso en vida y que se ha conservado, más o menos intacta en ciertos círculos, hasta hoy. Como muestra más fresca de lo que debiera, atención al artículo sobre Bruckner de la , escrito por un predecesor de Antonio Gasset.

BRUCKNER, ANTON (1824-1896), compositor austriaco […]. Su fama más perdurable, […] se debe a sus composiciones, especialmente sus nueve sinfonías. […] si la constancia en los objetivos y el estilo fueran lo único necesario para dar coherencia a composiciones en las que estas influencias se ven idiotizadas por las monotonías rítmicas de un curtido improvisador y los remedos de las formas clásicas tal y como se enseñan en las escuelas, entonces Bruckner habría sido realmente el sinfonista sucesor de Beethoven, como pretendían los wagnerianos más extremistas. Pero su falta de proporción y organización, por no decir de humor, harán siempre de sus reposiciones una tarea un tanto ardua. No ha existido compositor más fiel a elevados ideales, aunque pocos […] hayan mostrado menos destreza en sus métodos para plasmarlo. […] Las sinfonías […] están compuestas en una patentemente torpe forma clásica, con sólo una semblanza de espontaneidad […]. Tampoco es probable que Bruckner hubiera podido tener mucho más éxito tratando con [sus] inmensas moles en su legítimo entorno dramático wagneriano, ya que incluso en sus tres últimas sinfonías apenas se libera de los ruedines del compás de compasillo […]. Un temperamento tan poco sofisticado podría no ser prosaico, pero está totalmente falto de drama y de sentido sinfónico […]. [Su] Novena sinfonía está trazada, con característico candor e ineptitud, según las líneas de la Novena sinfonía de Beethoven en todos y cada uno de los puntos que podrían suscitar comparación […]. [Parece] poco plausible que la obra de Bruckner influya en modo alguno sobre el progreso musical; las modernas características en las que residen sus fortalezas han sido ya obviamente mejor plasmadas en otras formas musicales, manejadas con éxito por compositores muy inferiores a Bruckner en inventiva y sinceridad.
Traducido y extractado de Bruckner, Anton; Enciclopædia Britannica, 11th ed., 1911.

Hay casi más mentiras que frases (es falso hasta lo de “nueve sinfonías”: fueron once), y al menos tantos juicios de valor. Pero el derrumbe en el techo prueba algo, aunque no sepamos muy bien qué. ¿Pesadez demoledora?

Hay una segunda posibilidad: los siguientes conciertos —ya cancelados— iban a ser monográficos de Johannes Brahms (el Réquiem Alemán). Brahms y Bruckner se despreciaron en vida, pero el primero gozó del favor del público, mientras Bruckner ladraba su rencor por las esquinas (bueno, quizá no tanto). ¿Se tratará de una no muy sutil venganza post-mortem? Temblemos, Iker (Jiménez, no Casillas) ya está investigando.

Publicado por

Iván Rivera

Another instance of Homo sapiens.

2 comentarios en “Tocata, derrumbe y fuga en re menor”

  1. Pues a mí Bruckner me gusta tanto que en su memoria he compuesto la “Sinfonía Bruckner”, cuyos mov. 2º y 4º he colgado en la página web:
    www.soundclick.com/BRUCKNER

Los comentarios están cerrados.