Capaces de lo mejor, capaces de lo peor

Obama victory speech through Wordle

Es proverbial el antiamericanismo de Europa, sobre todo para los propios americanos. En realidad, no creo que los europeos seamos antiamericanos por defecto; sólo que nos molesta la arrogancia. Por qué nos molesta es otra cuestión: podría tener que ver con la pérdida —forzada— de la arrogancia propia, acaecida en diferentes fechas desde el siglo XVIII hasta mediados del XX para los diferentes países europeos. Pero no es el tema de hoy.

Me declaro americanófilo. También francófilo, germanófilo, y en general admirador de cuanto haya de admirable en cada tribu humana. Pero mi americanofilia remite a un punto de ensueño: fue el país que salvó a (casi toda) de las garras nazis. Estados Unidos fue el país que representó la democracia, la igualdad de oportunidades, la libertad ante el mundo. Estados Unidos llegó a la Luna. Estados Unidos es el país de las epopeyas greater than life, por usar una expresión que no existe (creo) en castellano.

Ya los romanos, herederos de los grandes filósofos griegos, tenían un dios para representar la dualidad elemental de la naturaleza de los hombres. Como moderno , Estados Unidos también representa el país de las guerras inicuas, el capitalismo salvaje y la manipulación. El fundamentalismo cristiano o la eugenesia (antes que los alemanes). La segregación racial. El pasado martes ocurrieron dos cosas, una grande y otra pequeña, que nos recuerdan que el leviatán americano seguirá representando la ambivalencia.

La primera es conocida y tiene nombre propio: . No se puede expresar mejor que en sus propias palabras:

“If there is anyone out there who still doubts that America is a place where all things are possible; who still wonders if the dream of our founders is alive in our time; who still questions the power of our democracy, tonight is your answer.”

Comienzo del discurso de Barack Obama en Chicago, 4/11/2008. Léelo entero aquí (en inglés) o aquí (en castellano).

La segunda ocurrió en una de esas consultas estatales que se adosan a las elecciones de todo tipo en los Estados Unidos. En Florida se proponía un cambio en la constitución del estado (Enmienda 1) para derogar la norma que impide a los inmigrantes asiáticos ser propietarios de tierras. Es poco sorprendente que esta norma no se aplique; leyes federales de mayor nivel lo impedirían. Es una ley fósil. Observad el resultado:

Fuente: South Florida Sun-Sentinel
No 3,728,731 52%
Yes 3,427,429 48%

Enmienda rechazada. Eso, sin tener en cuenta la definición constitucional del matrimonio como “la unión de un hombre y una mujer” de California, Florida y Arizona.

Publicado por

Iván Rivera

Another instance of Homo sapiens.

2 comentarios sobre “Capaces de lo mejor, capaces de lo peor”

  1. ¡Buenas!

    Estados Unidos fue el país que salvó a (casi toda) Europa de las garras nazis.

    Error habitual (pero es que nos lo han repetido tanto que es difícil no creerlo; Goebbles tenía razón). En realidad, sin el muro de Stalin, que fue contra lo que se fue desgastando una y otra vez Hitler mucho antes de que entrase EE.UU. en juego, la historia hubiera sido muy distinta. Lo cual no impide que Stalin fuera un hijo de puta, por cierto, pero este tema se lo debemos agradecer a él (entre otros).

    Estados Unidos fue el país que representó la democracia, la igualdad de oportunidades, la libertad ante el mundo.

    Lo que representó fue la vía de escape para quien no tenía dónde caerse muerto o, peor, tenía una bonita condena. Una vez prosperaron (con los medios que hemos estudiado mil veces), se volvieron el país de “tanto tienes, tanto vale tu libertad” que conocemos hoy – mira la consulta de Florida que citas si no y dime si tiene sentido en herederos de inmigrantes.

    Estados Unidos llegó a la Luna.

    No te olvides de Rusia y la URSS, haciendo aterrizar las naves a la vuelta donde las querían, cosa que a día de hoy EE.UU. aún no ha conseguido hacer ni una vez. ¿Acaso hizo eso de la URSS un paraíso en la Tierra?

    Estados Unidos es el país de las epopeyas greater than life,

    Chico, eso no es ni un hecho siquiera, es un lema de propaganda. (Aquí decimos “épicas” para describir esas historias. Y son universales – otra cosa es que haya mejor o peor marketing.)

    ¿Significa esto que hay que odiar a EE.UU.? Yo no lo creo. Si EE.UU. fuese San Francisco o Washington, tal vez me mudase allí. Pero hay mucha América profunda y una ristra de gobiernos aterradores que lamentar.

    Hablar de cuentos de hadas americanos sobre oportunidades para todos es como pretender que España sigue siendo el imperio en el que no se pone el sol.

    ¡Saludos!

  2. Hola. Disculpa la tardanza en contestarte, pero quería dedicarle tiempo. En primer lugar, gracias por pasarte por aquí. Creo que eres la primera persona que se toma el trabajo de diseccionar uno de mis posts. Y, ahora, ¡al lío!

    1.- Antes de junio de 1941 la Unión Soviética y Alemania tenían firmado un pacto de no-agresión. Aunque Estados Unidos no declaró la guerra a Alemania hasta diciembre, ya se habían comprometido mediante préstamos y convoyes de ayuda protegidos por la marina. Más aún, habían ocupado Groenlandia e Islandia, movimientos que no tienen sentido si no se espera entrar en guerra por el Atlántico Norte. Por otro lado (y ahora me critico a mí mismo), el problema aquí es la expresión “casi toda”. Europa del este también es Europa, y fue “salvada” por Stalin, que procedió a prometer democracia para todos en Yalta y a limpiarse sus augustas posaderas con el papel que había firmado, prácticamente delante de Churchill y de Roosevelt (éste último estaba muy ocupado muriéndose como para darse cuenta).

    2.- Estados Unidos no era Australia (por lo de las condenas). Por otra parte, la democracia americana fue, sobre el papel al menos, la primera implementación de los conceptos revolucionarios franceses. La configuración de los estados democráticos modernos, con su separación de poderes, les debe algo. Por otro lado, y aunque no hubo guillotina, sí se masacraron unos centenares de miles de nativos americanos para hacer sitio. ¿Te suena? Lo dicho, capaces de lo mejor y de lo peor.

    3.- La Unión Soviética hizo mucho más que los Estados Unidos en el espacio, si tenemos en cuenta los respectivos costes de los programas espaciales de unos y otros. El ejemplo que citas corresponde al Luna 16, que logró traer 100 gramos de material lunar de vuelta a la Tierra en septiembre de 1970 (hazaña repetida dos veces más, con el Luna 20 y el Luna 24). Lamentablemente, como tu bien afirmas, eso no hizo de la URSS el paraíso. Antes bien, la historia del Soyuz 1 y Vladímir Komarov demuestran que los intereses políticos ganaban por la mano a las consideraciones técnicas. Los accidentes americanos con resultado de muerte pueden ser achacados con más precisión a la incompetencia pura y simple de los gestores.

    4.- Acabo de leer “Leaves of Grass”, así que disculpa que me haya dejado llevar. Como pieza propagandística, no está nada mal. Escrita por un librepensante y bisexual redomado, nada menos. Pero, como para los detergentes, los bares y las plataformas sociales Web 2.0, la mejor propaganda es la del boca a oreja. No creo que Whitman fuera de la CIA.

    Efectivamente, lo que conozco de Estados Unidos no corresponde con su corazón mayoritario. En el fondo no les diferencian tantas cosas de otra gran nación en un lugar muy alejado del mundo: Irán. Y, en cierto sentido ¿no es verdad que puedes hablar en español (o algo similar) en lugares del mundo muy separados? Hay suficiente antiespañolismo suelto por el mundo como para hacer creer que el imperio español aún existe; en la realidad España está ahora plantada firmemente en la categoría “Mostly Harmless”, pese a quien pese.

    Ha sido un placer, y has ganado un lector. Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.