VNC y Compiz en Gnome

¿Quién no ha usado ? (Vale, no me abruméis con tanto silencio, que ahora los geeks estamos “casi” bien vistos.) Es una forma muy sencilla de acceder al escritorio de otro equipo remotamente; aunque no es un protocolo muy eficaz, su sencillez de manejo y la posibilidad de conectar entre sí sistemas extremadamente distintos lo hacen atractivo frente a otras opciones de escritorio remoto. Por ejemplo: mi teléfono me permite ver el escritorio del equipo principal de mi oficina () con Remote VNC Pro.

Ubuntu ofrece por defecto la compartición del escritorio por VNC a través de un servidor que se activa en Sistema/Preferencias/Escritorio remoto. Algunas cajas de selección —francamente simples— marcadas y voilà! Escritorio compartido en tu segmento de red. Para una pequeña oficina como la mía, que utiliza la misma red WiFi que mi casa, es una buena solución para comprobar qué está ocurriendo en el ordenador grande desde el sofá, con el portátil (o incluso con el teléfono).

El problema

. No sólo es “azúcar para los ojos” (eye-candy es la encantadora expresión anglosajona): estoy convencido que las animaciones que muestran los cambios de estado de las ventanas son esenciales para mejorar la usabilidad del sistema. En consecuencia, gasté una cantidad de dinero extra para asegurarme de que Compiz funcionaría correctamente, poniéndole una buena tarjeta aceleradora 3D. Pero resulta que con Compiz activado en un servidor Vino (el servidor VNC que viene de serie con , el escritorio por defecto de Ubuntu), ¡los clientes sólo reciben una pantalla negra! En cuando se desactiva Compiz, VNC vuelve a funcionar de forma normal. Esta sería una opción aceptable en un ordenador en el que no trabajara habitualmente, pero cuando uno se acostumbra a “lo bueno”, dar un paso atrás se pone muy cuesta arriba. ¿Hay solución?

La solución

Sí. Desde un terminal, basta invocar gconf-editor. Aparecerá una especie de editor de configuraciones de Gnome similar al editor de registro de nuestros amigos de Windows (el backend de datos que se están modificando son ficheros de texto en formato XML, así que no me vengáis con que “tanto quejarse del registro de Windows y mirad ahora”). Navegad por la estructura de carpetas siguiendo la ruta /desktop/gnome/remote_access y marcad el ajuste disable_xdamage. En la documentación de esta clave se dice que la extensión XDamage de X.org no funciona bien en algunos drivers de vídeo si se usan efectos 3D, lo que evidentemente es el caso de Vino. También dice que VNC renderizará un poco más lentamente. Como si fuera preferible ver una pantalla negra —a toda velocidad, eso sí— a que las cosas funcionen como deben.

Publicado por

Iván Rivera

Another instance of Homo sapiens.