Nuevo Prius (más) a la vista

Con mi a punto de pasar la revisión de los 60000 km, está claro que no es el momento para cambiar de coche (digan lo que digan los economistas). Para quien esté cerca de ese momento y quiera contribuir al crecimiento económico del planeta con su pequeña dosis de consumo desaforado, la Feria del Automóvil de Ginebra ha traído un regalito:

Prius 2010 (c)2009 Toyota AG

La combinación de motores eléctrico y de gasolina del nuevo Prius ofrece una potencia máxima de 136 CV (un 23% más) para un consumo en régimen mixto de 3,9 l/100 km (un 10% menos) y unas emisiones de CO2 de 89 g/km (un 17% inferiores). El motor de gasolina aumenta su cilindrada de 1500 a 1800 cm3. La aceleración de 0 a 100 km/h mejora en un 5% (10,4 s), y se reduce una centésima el Cd (0,25). El coche es un poco más ancho, 2 cm, y 1,5 cm más largo, pero el maletero tiene una capacidad de carga máxima de 440 litros (+8%), seguramente debido a una reducción de tamaño de la batería. Ésta sigue siendo de , pese a los rumores que hablaban de un cambio a la tecnología de .

También son interesantes las nuevas características tecnológicas disponibles:

  • Modos de conducción. La versión actual permite operar en un modo completamente eléctrico (EV) si la velocidad es inferior a 50 km/h y el nivel de carga de la batería lo permite. El nuevo Prius aprovecha el mayor cubicaje del motor de gasolina para añadir un modo Power que altera el comportamiento de los inyectores ante fuertes demandas de aceleración. Altera también el consumo, claro.
  • PCS: proporciona asistencia a la frenada de emergencia y tensión previa en los cinturones de seguridad.
  • ACC: permite mantener la distancia de seguridad con otro vehículo mientras se circula con control de crucero.
  • Lámparas LED delanteras (luces de cruce) y traseras (luces de frenado y posición), que reducen el consumo eléctrico hasta en un 30% (y espero que mejoren el rendimiento respecto de las delanteras actuales).
  • HUD (como en los aviones de caza). Muestra en la parte inferior del parabrisas, proyectada, la velocidad actual, el uso de la motorización y, si el coche lleva la opción de navegador, información acerca del próximo giro y la distancia a la que se encuentra. Si molesta, se puede quitar.
  • Ventilación del habitáculo por energía solar. El (nuevo) techo solar integra unas células fotovoltáicas que permiten mantener en funcionamiento un sistema de ventilación para reducir la temperatura interior del vehículo aun con el motor parado.
  • Botón touch-tracer: un control multifuncional que habrá que aprender a usar.

Pero este terror tecnológico (que diría el amigo Darth Vader) es insignificante ante el poder de la Fuerza, que aquí se manifiesta en dos mantras fundamentales para recordar cuando se trata de coches ecológicos:

  1. El coche más ecológico es el que no se fabrica.
  2. El segundo coche más ecológico es el que se amortiza bien.

Seguiré prestando atención para ver qué trae la cuarta generación, mientras disfruto (lo menos posible) de mi coche actual. El catálogo con estos detalles y algunas fotos monas del nuevo coche lo podréis encontrar aquí: European Prius 2010 final specs.

Bárbaros conductores

La conducción de vehículos por carretera es con diferencia la actividad más peligrosa de cuantas se realizan de forma cotidiana. Tan sólo en Europa más de 70 personas mueren al día1 conduciendo algún vehículo motorizado. Es la causa dominante de muerte en la banda de edad entre 20 y 29 años2. No cabe ninguna duda de que el común de los mortales no está preparado para la tarea de conducir un automóvil, ni siquiera a velocidades legales: a 120 kilómetros por hora, una pérdida de atención de 10 segundos —¿cuántas como esa sufrimos todos a lo largo del día?— supone avanzar a ciegas la tercera parte de un kilómetro. Un impacto contra un obstáculo parado en la vía, por ejemplo, otro automóvil como el nuestro, puede llegar a someter a nuestro cuerpo a aceleraciones instantáneas cercanas a los 30 g, suficiente para convertir nuestros órganos internos en pulpa.

Algún día, quiero pensar que no muy lejano, esta tarea estará completamente encomendada a las máquinas, y nuestra sociedad manual y motorizada generará tanto asombro como hoy lo hacen las peleas de gladiadores entre los estudiantes de historia.


1: European Road Safety Observatory, Annual Statistical Report 2007.

2: Eurostat: Data/Health/Public Health/Causes of Death/Causes of Death (absolute number) (datos de 2006).

Nuevo Prius a la vista

Nota: si has entrado aquí desde un buscador, probablemente te interese la información más actualizada de este artículo.

Parece que la nueva versión del , cuya última revisión importante ocurrió en 2004, llegará al mercado durante el próximo año. Ya sabéis, el Año Internacional del Consumismo (con su mismo traje, con su mismo piso, con su mismo coche —gracias, Antonio, por el chiste). El contexto de crisis no ayudará precisamente a su éxito, pero analicemos el asunto en más detalle, lo que me permitirá hacer una sugerencia interesante a Toyota.

El nuevo Prius es un poco más largo y más ancho que el modelo anterior. Como feliz propietario, esto será muy de agradecer para los que escogimos ir un poco más apretados en vacaciones a cambio de conducir un coche que no bebiera cantidades inopinadas de zumo de dinosaurio y ensuciara la atmósfera lo mínimo posible. Pero, además, el modelo de 2009 incorpora mejoras en las baterías y, por encima de todo, un nuevo motor de gasolina de 1,8 litros.

¿Un motor con más cubicaje? TheGreenCarWebsite recoge unas declaraciones de Miguel Fonseca, presidente y consejero delegado de Toyota en Reino Unido, en las que afirma que

Será más limpio, con emisiones de CO2 por debajo de los 100 g/km. […] Pudimos reducir aún más las cifras [de emisiones], pero optamos por unas mejores prestaciones.

Buena idea. El nuevo Prius alcanzará los 200 km/h, velocidad a la que será tan ecológico como una fábrica de ladrillos. En el modelo actual es muy fácil “conseguir” consumos similares a los de un coche convencional: basta con acelerar y frenar lo más bruscamente posible y mantener puntas de velocidad un 20% superiores a la permitida en cada tramo. Es decir, que un Prius consume casi lo mismo que cualquier coche de gasolina de 117 CV… si se conduce como lo hace casi todo el mundo.

Los beneficios del Prius sólo son aparentes en un estilo de conducción más civilizado. La motorización actual es más que adecuada para resolver cualquier situación en carretera sin parecer la Abuelita Paz al mando de un Seat 600. Por eso opino que debería desdoblarse el Prius 2009 en dos modelos diferentes: el actualmente previsto y otro (llamémoslo Green), con unos ajustes distintos en el motor que, limitando algo su velocidad punta y su aceleración, le permitan obtener esas cifras aún más bajas de emisiones (¿y consumo?) de las que alardea el señor Fonseca. Si no por otra cosa, háganlo por la crisis.