Diez puñeteros metros

Esta entrada se publicó originalmente en Naukas en estas tres partes a lo largo de los días 6, 7 y 8 de agosto de 2015.

La New Horizons en Plutón —visión artística. (Fuente: NASA.)
La New Horizons en Plutón —visión artística. (Fuente: NASA.)

¿No es cierto que vivimos tiempos maravillosos? El pasado 14 de julio, a las 11:50 UTC, una pequeña nave robot de menos de media tonelada de masa, denominada con el poético nombre de «Nuevos Horizontes» (New Horizons, en su inglés original), pasó a 12.500 kilómetros de Plutón mientras ejecutaba un apretado programa de fotografías y medidas con sus siete instrumentos científicos.

Plutón se encontraba en ese momento a unas 31,964 unidades astronómicas de distancia de la Tierra; unos 4.782 millones de kilómetros. Cuesta interiorizarlo, ¿verdad? Si además pensamos que la New Horizons se desplazaba a casi 14 kilómetros por segundo —14 veces más rápido que la velocidad punta del SR-71, el avión tripulado más rápido de la historia; 43 veces más rápido que una bala del calibre .22 estándar; 115 veces más rápido que la velocidad del pensamiento, la rapidez con la que se propagan nuestros estímulos nerviosos— empezamos a darnos cuenta de la enormidad de la hazaña.
Continúa leyendo Diez puñeteros metros

El vuelo de Grasshopper

Solo necesitaba una pequeña excusa para salir del hiato forzado, y ¿qué mejor que este fantástico vídeo? Grasshopper («Saltamontes») es un prototipo experimental de cohete dotado de tecnología VTVL (Vertical Takeoff-Vertical Landing, despegue y aterrizaje en vertical) desarrollado por la compañia SpaceX. En su prueba de ayer, despegó de su plataforma tejana para alcanzar una altura récord (pero ver más abajo) de 325 metros y aterrizar después sobre el mismo punto. El siguiente vídeo fue filmado con ayuda de un hexacóptero controlado remotamente. Disfrutadlo mejor en alta definición.

La versión actual de Grasshopper mide 32 metros de altura y su elemento primordial es un tanque de la primera etapa del lanzador Falcon 9 con un solo motor Merlin 1D con un empuje máximo de 620 kN al nivel del mar, una plataforma de aterrizaje de tan solo 2100 kg de peso con cuatro patas de una envergadura aproximada de 18 metros y un bucle de control de gran precisión dotado de sensores dinámicos avanzados.

Pese a la espectacularidad del intento, SpaceX todavía no ha batido el récord absoluto de altura en vuelo para el lanzamiento de un sistema VTVL:

El DC-X o Delta Clipper fue un demostrador de tecnología VTVL patrocinado por la NASA y diseñado por McDonnell-Douglas que alcanzó, entre 1993 y 1995, la altura de 2500 m y llegó a demostrar una maniobra completa de cambio de inclinación para diferentes regímenes de vuelo —horizontal, y de vuelta a vertical para el aterrizaje. El vídeo corresponde a la última prueba realizada (el 7 de julio de 1995, hace hoy 18 años), en la que también puede apreciarse cómo el tren de aterrizaje se pliega y se despliega.

Si os parece que aterriza demasiado rápido, estáis en lo cierto. En su último aterrizaje, el prototipo DC-X impactó contra el suelo a una velocidad superior a los 4 m/s, lo que fracturó su carenado. Desgraciadamente, para entonces los fondos del desarrollo habían sido cancelados, por lo que no pudieron efectuarse las reparaciones necesarias y el proyecto pasó, como tantos otros antes y después, a ser un camino abandonado hacia el espacio.

Grasshopper de SpaceX (izquierda) y Delta Clipper de McDonnell-Douglas.
Grasshopper de SpaceX (izquierda) y Delta Clipper de McDonnell-Douglas.

SpaceX tiene todavía mucho camino por delante ya no para llegar al espacio con su plataforma reutilizable, sino para alcanzar los logros olvidados de sus predecesores. Aún así, ¡buena suerte! Godspeed!

El Cosmonauta se acerca

¡Parecía que no llegaría nunca, pero ya está casi aquí! El Cosmonauta, cine 2.0 de retro-ciencia ficción financiada mediante crowdsourcing —yo mismo formo parte de la que dicen será la lista de productores más larga de la Historia— se estrenará en todas las pantallas que lo deseen el próximo 14 de mayo. Para abrir boca, el trailer. Agarraos fuerte a la butaca, que despegamos.

Durante todo el tiempo que he seguido la evolución de este proyecto me he mantenido cuidadosamente alejado de todo lo que pareciera un guión —para no spoilearme en exceso. La curiosidad técnica me puede, sin embargo. ¿Cuál de la explosión de proyectos lunares soviéticos sería el que quedara plasmado en la gran pantalla? Tengo especial cariño a la triste historia del N1-LK, el sueño del Ingeniero Jefe Koroliov, desde que los planes secretos de la Unión Soviética comenzaron a llegar a este lado del viejo Telón. No recuerdo cuántas veces he visto uno de los lanzamientos de prueba del monumental vector N1, ahora al alcance de todos cortesía del panóptico Youtube*, imaginándome que llevaba a bordo un complejo LK-LOK.

Complejo LOK-LK embarcado en la cofia del lanzador N-1 (infografía de Paco Arnau y Daniel Marin)
Complejo LOK-LK embarcado en la cofia del lanzador N-1 (infografía de Paco Arnau y Daniel Marin)

Sin embargo, la historia alternativa de El Cosmonauta no discurre, al parecer, por esos derroteros. El proyecto lunar que triunfa, según mis informantes de la línea temporal alternativa, sería el UR-700 de Vladímir Cheloméi.

El trailer no muestra demasiado, pero no es parco en sorpresas. Un maravilloso plano general en el que se muestra a un solitario cosmonauta junto a su módulo de alunizaje despierta más preguntas. ¿Qué nave es esa? Parece una versión completamente cónica del LK-700 de Cheloméi.

LK-700 embarcada con etapas auxiliares de inyección trans-lunar (Blok-1). (Fuente: Daniel Marín)
LK-700 embarcada con etapas auxiliares de inyección trans-lunar (Blok-1). (Fuente: Daniel Marín)

Fuentes de la producción confirman que no se trata de una invención arbitraria, pero esperaré a mayo para conocer más detalles. Las tomas de efectos especiales también podrían incluir nada menos que al mastodóntico UR-700 en vuelo.

El cosmonauta solitario. (Fuente: El Cosmonauta)
El cosmonauta solitario. (Fuente: El Cosmonauta)

Pero ¡atención! El trailer viene incluso con un chiste-huevo de pascua preparado para pillar a los espaciotrastornados con conocimientos elementales de ruso. ¿Lo habéis encontrado?

Contaré los días que quedan hasta el 14 de mayo. ¡Ánimo, cosmonautas, casi habéis llegado!


* En lo que respecta a lanzamientos del N1, tenéis para escoger: N1-3L, N1-5L, N1-6L y N1-7L; el N1-5L terminó con el cohete cayendo a plomo sobre la plataforma de lanzamiento después de volar apenas 200 metros —causó una de las explosiones no nucleares más potentes de la historia.