Como bloguear en más de un idioma

La blogosfera española está triste. ¿Qué tendrá la blogosfera? El idioma es un accidente del destino, la traducción automática está por todas partes y la importancia relativa de la lengua del creador de contenidos disminuye cada día. Ahora bien, verter información de una lengua a otra puede ser aún una tarea que requiera de cerebros humanos, como vimos en la anterior entrada.

Para asistir en esa tarea, he preparado un widget de Blogger que permite escribir entradas en más de un idioma. Funciona como una negociación de contenido en servidor, pero en el lado del cliente. Además, usa esas técnicas de manipulación DOM que tan en boga están con la Web 2.0.

Un poquito acerca de su uso:

  1. Primero, tienes que añadir el widget a tu bitácora. Puedes usar el botón que aparece junto al combo de selección de idioma. Si no estás en Blogger, bájate el script langsupport.js, y despliégalo en tu ubicación favorita (puede ir incluido en tu plantilla o en el código HTML de la página que lo use con una marca <script>, es pequeño, y más aún si lo pasas por JS Minifier). Al menos tendrás que eliminar la línea marcada como Only needed when code is running inside a Blogger widget para que funcione fuera de Blogger sin problemas.
  2. Si estás fuera de Blogger, tendrás que añadir también un “ancla” para que el código Javascript sepa dónde colocar el combo selector de idiomas. Eso tiene esta pinta:
    <span id="__langSupport__"></span>
  3. Denota tu contenido con marcas HTML que usen el atributo lang, usando nombres de idioma según el estándar ISO 639-1 (en teoría podrías poner cualquier cosa, pero entonces la funcionalidad de idioma por defecto se vería afectada). Por ejemplo:
    <p lang="en">This paragraph is in English.</p>
    <p lang="es">Este párrafo está en español.</p>
  4. ¡Disfruta!

Algunas notas importantes:

  • Aquellos elementos HTML que no estén marcados (los que no tengan atributo lang) no serán modificados.
  • Cualquier marca que lleve un idioma que no esté seleccionado ocultará todos sus contenidos, incluso si otra marca anidada lleva el idioma actual. Para evitar problemas, no anides marcas con diferentes valores del atributo lang.
  • Si no hay atributos lang en todo el documento, el selector de idioma no aparecerá.
  • El primer idioma seleccionado depende del idioma por defecto del sistema operativo. Si no hay contenido para ese idioma en la página, se selecciona un idioma por defecto (el inglés). Si no hay contenido en inglés, se muestra el contenido del primer idioma disponible, en orden alfabético.
  • Desafortunadamente, la configuración de idioma preferido por el navegador no está disponible para Javascript (sólo se usa en la negociación de contenidos con servidores que dispongan de esa posibilidad). El idioma por defecto es el del sistema operativo.
  • He probado esto en Firefox 2. Si también funciona en IE, pues vale.

Las normas de la casa de los blogs

Los medios tradicionales recogen (y recogen mal) la historia del propuesto Código de Conducta en Bitácoras (BCC, Blogger’s Code of Conduct), propuesto por Tim O’Reilly (editorial O’Reilly) y secundado por Jimbo Wales (Wikipedia); cuando luminarias así hablan, la Red les escucha.

Ahora hablaré yo, así que no os tenéis que quedar… Opino que pedir que las bitácoras se autorregulen es un error propio de la Era Industrial, en la que la información era controlada por unos pocos. Hoy, los límites se difuminan, y pronto veremos “vidas online”: personas que no se limitarán a tener una bitácora, sino que mostrarán partes más o menos editadas de su vida en la red. Algunos ya han empezado. ¿Habrá que pedirles que se comporten con decencia?

Antes decía que los medios tradicionales recogen mal la historia. Inevitablemente: el BCC está recogido en un wiki, y el contenido de un wiki es “como el agua”. Así que ya (20070410170700) no dice lo que decía en el momento de escribir la reseña. El punto más polémico, que recoge El País como “hazte responsable de los comentarios en tu blog” es ahora:

We take responsibility for our own words and reserve the right to restrict comments on our blog that do not conform to basic civility standards.

Más o menos:

Nos responsabilizamos de nuestras propias palabras y nos reservamos el derecho a restringir los comentarios que no sean conformes a un estándar básico de civismo.

Aquí hay mucho que discutir, sobre todo por la parte del estándar básico de civismo. Pero, yo que tú, volvería a mirarlo ahora, no sea que diga algo sobre la tiranía de las grapadoras o similar. Internet es así.

Y dicho esto, sí, estoy bastante de acuerdo.