«Bienvenido, Mr. Hyperloop» en Naukas

El sueño de la canícula ha traído una noticia quizá inesperada para quien no esté al cabo de la calle de las evoluciones del ministerio español de Fomento (encargado de la planificación y ejecución de las obras públicas de impacto nacional). Sin embargo, algo como lo que se divulgó hace unos días ha sido una posibilidad desde que en la legislatura anterior el exministro Íñigo de la Serna comenzó a mostrar interés por diseñar una nueva estrategia de innovación para las empresas públicas dependientes del ministerio. Naturalmente, hablo de la bomba del pasado día siete de agosto: «Adif y Virgin firman un acuerdo para establecer el Centro de desarrollo de Virgin Hyperloop One en España». […]

Mi opinión sobre Hyperloop sigue siendo la que es, pero tras ya no recuerdo cuántos artículos criticando a Adif por un dispendio que no está en condiciones de hacer, tenía que intentar dejar las cosa claras. La ironía con homenaje berlanguiano incluido la dejo para el título. Leed «Bienvenido, Mr. Hyperloop» en Naukas.

«Vida bajo la luz cenicienta» en el Cuaderno de Cultura Científica

Auguste Comte, filósofo augusto no solo de nombre y padre del positivismo, figura inscrito con letras de oro en el panteón de Patinazos Épicos de la Historia gracias a esta lapidaria sentencia con la que —prácticamente— abrió en 1835 el segundo tomo de su Curso de Filosofía Positiva: […]

Mientras escribía el pasado mes de octubre el pequeño relato con el que participo de vez en cuando en la iniciativa de @divagacionistas —y me daba cuenta de que estaba saliendo menos un cuento que un articulito de divulgación sobre ese fenómeno fascinante que es la luz cenicienta (que podéis leer sin alejaros demasiado de este blog siguiendo este enlace: Cenicienta), iba montándose en mi cabeza lo que acabaría como este artículo en el Cuaderno de Cultura Científica. Espero que lo disfrutéis: «Vida bajo la luz cenicienta».

«Antenas abandonadas» en Naukas

Es posible que saliendo de Madrid por la A-1 hacia el norte, alrededor del kilómetro 72, hayáis visto un grupo de grandes antenas parabólicas. Si conocéis —al menos de oídas— el Madrid Deep Space Communications Complex de Robledo de Chavela no es raro que penséis que allí, en la falda de la sierra norte madrileña, se encuentra otra de esas instalaciones «del espacio». En cierto sentido así era: hace ya casi quince años que el Centro de Comunicaciones por Satélite de Buitrago del Lozoya, operado por Telefónica, cerró.[…]

Llevaba tiempo queriendo contar esta historia de pequeños logros tecnológicos y desidia empresarial. Adelante, pasad a la (recientemente renovada) web de Naukas y servíos: «Antenas abandonadas».