«Con el Sol no basta» en Naukas

Si hay un proyecto de innovación que he visto nacer entre fanfarrias de trompetas y morir desvaneciéndose y escondido cual Yoda en cueva de Dagobah más veces que ningún otro, ese es el del «X con paneles solares». Funcionó para calculadoras, relojes y algunas señales de tráfico con indicadores luminosos. Desde luego, funciona en la cada vez más extendida generación fotovoltaica. ¿Por qué no, entonces, coronar con paneles todo lo que pueda llevarlos? […]

Hay un motivo para que los paneles solares embarcados en medios de transporte arrojen, una y otra vez, resultados decepcionantes: ¡que el Sol nos mantiene vivos! Si nuestra estrella fuera más potente o la Tierra girara alrededor de ella a menor distancia, sería más sencillo extraer más energía de su luz. A cambio, estaríamos fuera de la zona de aguabilidad y nuestro entorno, con gran probabilidad, sería un infierno venusino.

Tened en cuenta que no he escrito este artículo para criticar el uso de paneles fotovoltaicos fijos en la carga de vehículos eléctricos. El vehículo proporciona un punto de almacenamiento de energía natural en cualquier sistema con aportación solar, por lo que, al menos teóricamente, puede ayudar a que la amortización del conjunto sea más rápida. Hecha esa salvedad, seguid conmigo y leed «Con el Sol no basta» en Naukas.

#Naukas19: ¿y si fuera la tecnología lo que nos hace humanos?

Una vez más (y ya van… ¿cinco?) me dejaron salir al estrado en el Naukas Bilbao 2019, celebrado durante los pasados días 20 y 21 de septiembre en el Palacio Euskalduna. «¿Que inventen ellos?» es un alegato por la tecnología como la característica de nuestra especie que nos distingue de las demás y, por tanto, nos hace humanos. Rousseau, Unamuno, delfines y cacatúas: todo eso y más en menos de diez minutos. Echadle un vistazo aquí:

Fotografía de cabecera CC BY-SA 4.0 por Iñigo Sierra (ISO100FOTO) / Cátedra de Cultura Científica, UPV/EHU.

«Serpientes en el hyperloop» en Naukas

No sé vosotros. Yo llevo años con la impresión de que las serpientes de verano, esas noticias que surgían en plena canícula para aderezar las vacaciones de hechos inverosímiles y, sin embargo, falsos, se han desestacionalizado. Igual que si comiéramos turrón en abril o sandías en diciembre, las exageraciones, amarillismos o directamente bulos nos asaltan en toda época desde cualquier medio «serio». Uno de los blancos favoritos de mis filípicas, mi querido hyperloop, no iba a ser una excepción. […]

No deja de sorprenderme el buen trabajo que hacen los departamentos de relaciones públicas de las empresas que se dedican a vender aceite de hyperloop. Los medios reaccionan con auténtico placer a todo lo que se les lanza desde ellas, sin perder ocasión alguna para magnificar, distorsionar, repetir viejos malentendidos y, directamente, mentir. El concepto de hyperloop sigue siendo hoy tan inviable como lo era hace cinco años, pero la cobertura mediática es la marea que no cesa.

En este artículo de Naukas tomo uno de los últimos ejemplos más sobresalientes del mes pasado y lo desmenuzo. La pregunta no es si habrá alguna inexactitud, sino si habrá algún párrafo sin ninguna. Leedlo en «Serpientes en el hyperloop».