Irracionalistas al sol

Untitled
Sin título
Cargado originalmente por iganphoto

Si hubiera llevado una pancarta a la acampada de Sol, hubiera mostrado algo como: “Tengo piso. Tengo coche. Tengo trabajo. Aquí estoy.” Y es que por muy claro que haya quedado que los acampados en Madrid, en Barcelona y en otros cuantos cientos de lugares tienen un eje demográfico claro alrededor de esa “generación perdida” que dijo el ex-presidente del , no es muy difícil para otros, más o menos cercanos en el tiempo, identificarse con un deseo de regeneración política, con un sentimiento de traición al contrato social o con ambas cosas a la vez.

A pesar de lo cual, y tal vez debido a mi avanzada edad, ya no soy capaz de identificarme de forma acrítica con nada. El movimiento detrás de las acampadas no es una excepción. Se ha hablado estos días del asamblearismo de los participantes como algo negativo —desde mi punto de vista tiene alguna ventaja y muchos inconvenientes. Se ha mencionado los problemas de comunicación de la plataforma, como si no fuera algo natural en un fenómeno sin centro aparente que surgieran varios polos de atracción, varios intentos de arrime de ascua a la sardina propia. Más grave, desde mi punto de vista, es la tendencia a ignorar o menospreciar a determinados agentes que, aunque puedan no coincidir con los fines de los manifestantes, cumplen una indudable labor social (periodistas de diferentes medios) o incluso podrían servir para configurar una constelación de apoyos, debates paralelos y fertilización cruzada (observo el caso de @miguidotcom y el foro que impulsa, 15 de Mayo con particular ansiedad).

Pero lo que más me preocupa de todo esto pude verlo con mis propios ojos el pasado sábado, mientras reflexionaba junto con otros cuarenta mil gatos en Sol. Está en la foto que encabeza este artículo, que muy amablemente me ha cedido Ignacio, al parecer la única persona que ha fotografiado la esquina izquierda de Sol con Preciados desde el ángulo apropiado. Cierto: se han alzado voces avisando de la organización de actividades como el reiki y la biodanza, y acerca de protestas contra los chemtrails, la supuesta conspiración del 11-S y el New World Order. ¿Quién no ha albergado alguna creencia irracional en algún momento temprano de su vida? No, esto es mucho más grave:

Resistencia a la dictadura económica científica
Resistencia a la dictadura económica científica

La dictadura económica y científica a la que se refiere la pancarta tiene otro nombre: civilización. La economía es el motor del capital y el trabajo, y repudiar sus principios elementales ha costado en el pasado millones de muertos. La ciencia es el motor que mueve la tecnología. Sin tecnología Homo sapiens estaría al nivel de hace un millón de años, población incluida. Rechazar la aplicación de la ciencia supone abogar por la mayor hecatombe posible, el genocidio más absoluto. Dicen ahora que la disminución de los apoyos es debida a una supuesta deriva izquierdista: quizá deberíamos hacer mirar primero una deriva simplemente irracional, para que un movimiento que merece la pena no se hunda en una cacofonía de reivindicaciones absurdas.

Y que no me digan que quien colgó esa pancarta era de letras, que no me lo creeré.

Publicado por

Iván Rivera

Another instance of Homo sapiens.

11 comentarios sobre “Irracionalistas al sol”

  1. Te lo he dicho por twitter pero creo que por deferencia te lo voy a argumentar. Esta entrada no hay por donde cogerla. Y no hay por donde cogerla porque omite parte de la realidad. Y es que esa pancarta no está colgada ahora, como tampoco estuvo por mucho tiempo la de los consparanoicos del 11S. U otras muchas.

    Está claro que un movimiento de tal calibre es miel sobre hijuelas para cualquier partido político, y muchos han intentando hacerse con el, desde el PSOE hasta el PP pasando por UPyD. Pero lo que parece que no te queda tan claro es que eso incluye toda una gama de activistas de baja intensidad: abstencionistas, antisistema, magufos, comunistas, anarquistas, consparanoicos, revolucionarios, republicanos, nacionalistas, ecologistas, feministas, etc… etc… etc…

    Este movimiento está sufriendo desde su mismo nacimiento ataques para dominarlo y someterle, para tirarlo a un lado o el contrario, a la izquierda o a la derecha… todos quieren un pedazo de el. Y es obligación nuestra mantenerlo lo más libre posible. Lo más independiente de tendencias políticas.

    Esta entrada es basura. Y lo es porque es un ataque sin ton ni son porque algún imbécil ha puesto una pancarta donde todo el mundo pone pancartas. Porque en este movimiento no se está coartando a nadie de alzar la voz, por pocas luces que tenga. Pero lo que sí que se coarta es cuando alguien intenta poner una pancarta en un lugar muy visible, intentando acaparar o tergiversar el sentido de la acción.

    El problema no es que haya idiotas intentando proponer gilipolleces, el problema sería que se permitiera a esa gente dirigir el movimiento (de hecho el problema es dirigir el movimiento, hacia cualquier lado, que no sea su original nacimiento sin mácula política).

    En fin, que has hecho un ataque falaz, basándote en una foto de una esquinita de un edificio, que además apuesto a que cambió en menos de 24 horas su configuración. Haciendo suponer que esto representa el movimiento o a dónde se dirige el movimiento. Y eso no es cierto. Y me parece un ataque burdo.

    Lamento la dureza de ciertos adjetivos, sabes que te respeto como persona y respeto tu capacidad intelectual y crítica. Es por ello que quizás soy brutalmente honesto en lo que digo. Me ha sorprendido mucho la debilidad del argumento que aportas en esta entrada.

    Un saludo

    1. Te agradezco varias cosas: la argumentación y la honestidad entre ellas. Como soy escasamente confrontacional, te concederé de entrada parte de la razón. Es verdad que el movimiento que representa #acampadasol no gira alrededor de postulados del ecologismo radical, y por ello no habría que entender mi entrada más que como un ataque a esa vertiente (de las muchas que tiene); algo que sin duda no he conseguido, en vista de tu reacción.

      Dicho esto: yo vi esa pancarta. Desde Arenal. No pude fotografiarla, pero estuvo allí al menos hasta ayer (24) por la mañana (la foto que publico es de la noche del sábado, a las 23:00, pero esta: http://www.flickr.com/photos/rinzewind/5755695157/meta/in/set-72157626673410513/ es de ayer). Es decir, durante la máxima afluencia de público. Ahora no puedo asegurarlo al 100%, pero creo que el sábado seguía allí la pancarta del 11-S y el NWO, en una pared más visible aún (la de “democracia L’Oréal”), aunque ahora creo que la han quitado.

      Para ilustrarte mi punto de vista intentaré hacer un paralelismo tirando de mitologías de la izquierda. Imagina una manifestación en favor de la república en la que hubiera una pancarta abogando por la quema de iglesias. La organización estaría obligada a retirarla inmediatamente, so pena de ver su mensaje manchado por algo que toda persona en su sano juicio rechazaría sin dudar. Sin embargo, se observa de forma notoria (y durante varios días) que la organización no hace nada al respecto. Sin embargo, otras manifestaciones también discordantes con el propósito de la manifestación (digamos que unas pancartas acerca de la represión de la revolución del 34) son inmediatamente acalladas y eliminadas.

      En #acampadasol ha sucedido exactamente lo mismo. Unos oportunistas con banderas fueron censurados inmediatamente (de modo correcto, desde mi punto de vista). Sin embargo, los efluvios del ecologismo radical parecen tolerarse.

      Hago un pequeño inciso para explicar que, en mi opinión, el ecologismo radical es una de las ideologías más peligrosas que pueden concebirse, y que lo que la distingue de otros corpus de ideas como el estalinismo o el maoísmo (no cito al más obvio porque perdería la discusión ipso facto, vía Godwin) es que no ha sido llevado nunca a la práctica al nivel de un estado.

      Pese a todo –e incluso pese a mi artículo– sigo creyendo que las acampadas han sido una iniciativa positiva y una catársis política para muchos de nuestros adormecidos compatriotas. Durante unos días clave las discusiones sobre Política con mayúsculas han tomado la calle, algo que muchos –me incluyo– considerábamos imposible. Sólo por eso soslayo las magufadas, aunque lamente ver cómo en tantos ambientes de izquierdas proliferan creencias acientíficas. Tanto como los fundamentalismos religiosos en “el otro lado”, e igual de rechazables. Pero te diré algo que se me antoja importante: si el 15-M como movimiento no es capaz de articular respuestas a críticas educadas y válidas, o si fuera a estar en peligro de hundimiento porque algunos tengamos la osadía de hacer preguntas, entonces ya está perdido. Y yo lo lamentaría sinceramente.

      1. Tengo que confesar, que no me paso desde hace varios días. Y hace dos días, cuando publicaste esta entrada, tenía a gente en la que confío contándome de primera mano lo que veían en la puerta del Sol.

        Ahora lo que veo en otros sitios( http://www.meneame.net/story/salir-puerta-sol-dignidad entre otros) me preocupa sobremanera. Porque ya no parece un cartel puesto en una esquina (yo el de los de 11S lo vi en una foto, a las 14 horas pude comprobar con mis propios  ojos que había desaparecido), sino que parece que, efectivamente, se está logrando secuestrar la acampada.

        Tengo que aclarar una cosa, yo desde el 22M no he podido dedicar tiempo a pasarme por allí, pero tampoco tenía muy claro que iba a apoyarlo tras las elecciones. Veía con más sentido el levantar campamento y empezar otro tipo de acciones de cara a las generales del año que viene.

        Ahora parece que no sólo eso, no sólo soy reticente a apoyarlo sino que voy a tener que empezar a rechazarlo. Aunque hay comentarios de gente que aún me comentan que son una minoría. Pero ya no sé qué pensar.

        De primeras, me como mis palabras, una por una. Y te pido disculpas por mi error, aunque sé que no son necesarias creo que procede. De segundas, intentaré pasarme por las acampadas de barrio de éste sábado y ver si se puede seguir contruyendo por allí. La #acampadasol cada vez le veo menos sentido. 

        1. No te acepto las disculpas, porque no son necesarias. Tampoco tienes que comerte nada que no quieras. Al final resulta que el problema de Sol no es el magufismo, sino la falta de representatividad. Y la falta de representatividad se la han ganado a pulso, diversificando ad infinitum las comisiones y las propuestas y rehuyendo un liderazgo, siquiera colegiado. Hemos pasado de #nolesvotes a una inoperancia total en materia de dirección política (preguntado un portavoz sobre el mensaje de #acampadasol para las elecciones, dijo algo como “ni PP, ni PSOE, ni abstención, ni nulo, ni blanco, ni partidos minoritarios”, con lo que se quedó con un vacío perfecto; jurídicamente impecable, pero políticamente inútil).

          Quejarme de magufadas es un problema mío y de otros cien o doscientos tuiteros, y hay trolls al servicio de la ciencia mucho mejores que yo. Si te sirve de algo, insistir demasiado en eso también me parece un error, porque se da la impresión de que estás ocultando una agenda. Si me admites un consejo: ve a las asambleas y cuéntanos qué pasa. Porque otra cosa hay clara: quien no vaya físicamente a reunirse no parece tener derecho a nada. Vaya, otra queja. Bah, mejor lo dejo.

  2. Yo creo que lo quiere decir es muy simple. Los descubrimientos científicos van asociados, el 99% de las veces a las patentes y con ello al poder económico y empresarial. Pedir que se acabe con la dictadura no creo que sea decir que se acabe con el desarrollo o con la ciencia.

    1. Si se trataba de algo tan simple, bastaba con escribir una pancarta contra las patentes. Me parece un razonamiento un tanto alambicado para soslayar algo de difícil disculpa.

  3. La última acta publicada: http://madrid.tomalaplaza.net/2011/05/26/acta-asamblea-general-de-las-20h-miercoles-25-de-mayo-de-2011/

    Esto ya pinta mejor, ¿verdad?

    Creo que tenemos que ser críticos, pero también entender que este es un movimiento enorme, compuesto de gente muy heterogénea. Y mucha de esa gente no comprende la importancia de mantenerlo lo más abierto posible y son fanáticos que no entienden que introducir su ideología sólo puede ser perjudicial.

    Por tanto, es normal que veamos cosas como estas,  que de vez en cuando nos asustemos. Que de vez en cuando pongamos el grito en cielo. Es normal, y es bueno… y debemos hacerlo.

    Yo sigo siendo de la opinión que cuanto antes levantemos campamento y variemos nuestras acciones mejor. Y de hacer coexistir el movimiento asambleario con internet, son dos mundos complementarios que deben aprender a escucharse y a hacer sinergia.

    En fin, que sigue vivo el sentimiento del 15M. Y que sigamos vigilantes.

Los comentarios están cerrados.