Del reciclaje en la ciencia ficción

¿Una serie de televisión de Star Trek? Si tú, lector, eres un joven aficionado al nuevo Trek que arrancó en 2009 y que lleva ya tres películas —más una cuarta en preparación—, la idea de ver algo relacionado con Star Trek en formato serie puede resultarte algo ajena. Pero pocos universos ficticios tienen más pedigrí: empezando por la serie clásica en el lejanísimo 1966, la casi olvidada serie animada (1973), La Nueva Generación (1987), Espacio Profundo Nueve (1993), Voyager (1995) y Enterprise (2001). La anunciada Star Trek: Discovery no será precisamente un concepto nuevo salvo que seas un veinteañero poco curtido en la historia de la ciencia ficción televisiva. Para los trekkies irredentos como el que suscribe hay mucho más de reciclado en el producto de lo que podría parecer a primera vista. Y eso pese al intento de ubicar la serie en la línea temporal original y no en la «línea Kelvin» de las películas del ínclito J. J. Abrams: no me dejo engañar por los ubicuos destellos de lente. Pero echa un vistazo al tráiler publicado por la CBS; por dos minutos que pierdas no vas a triunfar en la vida:

Mal empezamos cuando el texto en pantalla afirma «diez años antes de Kirk, Spock y el Enterprise». Cualquier aficionado que se precie sabe por La colección de fieras, episodio 11 y 12 de la primera temporada de la serie clásica, que la nave estelar Enterprise tuvo al menos un capitán antes que Kirk (Christopher Pike) y que estuvo al mando como poco once años. Si además te sabes de memoria la enciclopedia Trek te sonará que hay otro capitán anterior en el canon. ¿Pero a quién le importa la continuidad después de que Jotajota se la calzara enterita junto con todo el planeta Vulcano en la primera de sus películas? Pero esto precisamente no es un ejemplo de reciclaje. Esto es un ejemplo de reciclaje:

El nuevo Enterprise Discovery, en sepia, hace una entrada dramática atravesando una nube de su mismo color, todo ello iluminado por un sol de color sepia.

Os presento a la USS Discovery, número de registro («matrícula», para entendernos) NCC-1031. Nueva y flamante. Excepto por el hecho de que el concepto está sacado de algo que ocurrió hace mucho, mucho tiempo —aunque no en una galaxia muy lejana, sino más bien cerca de Los Ángeles. A mediados de 1975 la productora Paramount Pictures, dueña de los derechos de la serie original de Star Trek, decidió que ya estaba bien de aguantar a trekkies pesados y lanzaron la idea de producir una película basada en la serie, cancelada en 1969. La película se llamaría Star Trek: Planet of the Titans y estaría protagonizada por los mismos actores de la serie clásica. Para su estreno en la pantalla grande, la Enterprise original —un gran diseño conceptual de Matt Jefferies, aunque de ejecución un tanto cutre debido en parte a la limitación presupuestaria de la serie de televisión y a la escasa capacidad de los televisores de la época para la alta resolución— sufriría un completo lifting. ¿Y quién estaría encargado de tan magna tarea?

Sin duda tendría que ser un gran artista gráfico con un buen currículum en el mundo de la ciencia ficción. Saludad a Ralph McQuarrie. Aunque Star Wars se estrenó en 1977, llevaba ya tiempo cociéndose en los calderos de George Lucas y su equipo. McQuarrie había creado la apariencia de R2-D2, C-3PO, Chewbacca, Darth Vader (incluyendo la idea de usar un equipo de respiración asistida) y muchas de las naves que sorprenderían a generación tras generación de aficionados. Incluyendo el concepto del Destructor Imperial, esa magnífico vehículo de simples y amenazadoras líneas, con planta triangular. Era natural que McQuarrie, encargado de la tarea de rediseñar el Enterprise, creara algunos bocetos en los que diera rienda suelta a algunos elementos de su lenguaje visual…

El Enterprise, reinterpretado (en sepia, qué cosas) por Ralph McQuarrie para Planet of the Titans.

Este hubiera sido el Enterprise de aquella película que nunca fue. La productora, tras ver malogrados sus planes, intentó crear con el material que tenía disponible una continuación de la serie original que debería haberse llamado Star Trek Phase II. Esta serie también se vino abajo por diversas circunstancias, pero su legado apareció repartido por todo el futuro universo Trek, empezando por la película que finalmente se estrenó en 1979 (Star Trek: The Motion Picture). Partes de los decorados aparecieron en La Nueva Generación (hay cierto pasillo de la Enterprise-D que tenía mucha historia), e incluso una maqueta del diseño de McQuarrie puede verse, si uno se fija con cuidado, en la escena de la chatarrería cósmica en el séptimo episodio de la quinta temporada, Unificación (primera parte).

Da toda la impresión de que los productores de esta «nueva» Discovery han acudido precisamente a esa misma chatarrería para inspirarse. El color sepia de la nave nunca antes visto salvo efectos temporales de iluminación parece también sacado de la obra de McQuarrie. Además, un teaser anterior mostraba a la Discovery saliendo de un dique excavado en un asteroide —lo que también sería muy novedoso en el universo Trek de no ser porque circula por ahí una pintura de McQuarrie, realizada para Planet of the Titans, mostrando precisamente esa escena (aunque invertida, hay detalles de la iluminación del asteroide calcados):

Buena idea la del asteroide. Al menos la luz que ilumina la escena no es sepia.

Muchos trekkies irredentos opinábamos en 2001 que Star Trek: Enterprise, la última de las series hasta ahora, era un error. Las películas de J. J. Abrams, con toda su popularidad, conservan muy poco de lo que fue el espíritu Trek. ¿Qué ocurrirá con esta nueva serie? Los augurios son dudosos (¡esos klingons re-rediseñados!). ¿Será un horror? Quizá la vea igual. Aunque pensándolo bien las dos últimas de Jotajota me las estoy reservando para cuando los batracios desarrollen folículos pilosos…

Viral

El viernes pasado —mirad la fecha del artículo, no cuesta tanto— publiqué en Twitter un montaje que casi se ha hecho viral:

¿Ingenioso? No, no demasiado. Refleja, aprovechando un viral de verdad sobre la increíble etiqueta de cierta marca de ropa, mi impresión personal sobre el líder de Podemos, Pablo Iglesias: es más egocéntrico que yo, pobre de mí, que me conformo con 183 retuits y 207 «me gusta» a fecha de ahora mismo, 20 de mayo a las 22:53. Aunque seguro que todavía puedo conquistar el mundo gracias a este trabajito hecho con Inkscape y GIMP.

Aprovecho que ya lo he visto por Twitter volando sin relación alguna con mi cuenta (@brucknerite, por si os lo estabais preguntando) para comentar un par de cosillas:

  • La tela es morada porque son unos calzoncillos de ese color (#invent).
  • La talla es la S y no la XL o superior porque no me imagino a Pablo Iglesias en persona como alguien particularmente masivo o imponente. Y es la que venía en la imagen original.
  • No está fabricado en Venezuela, porque todo lo que viene de Venezuela es #invent también.
  • No está firmado a propósito, pero yo también tengo mi corazoncito (aunque menor que el de Pablo) y escribo esto para dejar claro el origen.
  • Me temo que muchos de los retuits vienen de gente con quienes, ideológicamente, ni siquiera me gustaría cruzarme en la misma acera. Pero así es la vida.

Disfrutad.

El mejor consejo de salud posible

Este artículo se publicó primero en NaukasEl mejor consejo de salud posible») el 17/05/2017.


Seré breve. Es posible resumir todos los consejos de salud de médicos y nutricionistas en solo dos palabras mágicas:

Sé rico.

Ahí tenéis vuestro santo grial. Si tenéis prisa podéis dejar de leer ya. Sin embargo, si os apetece quedaros conmigo un rato más, ¡excelente! Para empezar, al igual que los diez mandamientos de la ley «divina», los consejos de salud de médicos y dietistas pueden resumirse en dos, también de dos palabras cada uno:

  1. Come sano.
  2. Haz ejercicio.

Sí, estoy de un lacónico que corto. Pero síntesis aparte, ¿qué significan estas fórmulas mágicas para la salud y la juventud más allá de los treinta?

Come sano

La primera de ellas nos refiere la conveniencia de ingerir alimentos que no promuevan estados del cuerpo que consideramos insanos. Esos alimentos han ido cambiando con los años y las evidencias científicas, porque en pocos campos del saber es más cierto aquello de que la ciencia no es un dogma escrito en piedra. La veleta de la mala alimentación viene apuntando últimamente a los azúcares y, de forma muy particular, a los «alimentos hiperprocesados». ¿Qué es un alimento hiperprocesado?

Esto no es un alimento hiperprocesado, pese a lo cual hay gente que lo teme más que a un hongo atómico. (Foto de Steven Trooster, Flickr.)

Mis fuentes no se han puesto de acuerdo en este particular, de modo que me permitiréis que tire de lógica lingüística. Procesar un alimento debería significar cambiar sus propiedades de algún modo. Ejemplo: cocer un huevo. Un huevo es un alimento sin procesar. Un huevo cocido sería un alimento procesado. Si procesamos el huevo cocido para dar lugar a un nuevo alimento quizá podríamos llamarlo «hiperprocesado». Doctores tiene la iglesia del sano comer que puntualizarán lo que deban, pero manteneos conmigo un momento. ¿Por qué la malvada industria alimentaria se dedicaría a fabricar alimentos manifiestamente insanos? Si trasladamos esta pregunta a nuestros antepasados de hace unas decenas de miles de años quizá podamos arrojar algo de luz. La cambiaré un tanto, para que nos entiendan mejor.

¿Por qué fue tan importante el descubrimiento del fuego? Crear fuego a voluntad no solo permitió iluminar las noches oscuras y mejorar las perspectivas de defensa de una tribu humana: también hizo posible extraer calorías adicionales de los alimentos. Nuestro aparato digestivo es el propio de una especie omnívora; no está especializado en ningún tipo concreto de nutriente, lo que supone una ventaja evolutiva a la hora de buscar nuevos hábitats —podremos comernos prácticamente cualquier cosa, desde insectos hasta elefantes pasando por gran cantidad de tipos de vegetación, hongos y vida marina. A cambio, nuestras tripas no son particularmente eficientes extrayendo calorías de nada en concreto (como lo son, por ejemplo, los rumiantes con sus cuatro cámaras estomacales y sus kilométricos intestinos capaces de procesar incluso celulosa).

Fuego incrementando la biodisponibilidad calórica de piezas de carne (o, en otras palabras, barbacoa). (Foto de Gabriel Saldana, Flickr.)

El fuego cambió esto: los diferentes procesos que, gracias a él, pueden aplicarse a los alimentos ponen a nuestra disposición unas calorías extra por gramo de alimento que fueron desde entonces la diferencia entre seguir vivo o criar malvas. Los procesos que se pueden aplicar a los alimentos tienen en muchos casos el efecto secundario de que mejoran su capacidad de conservación, haciendo estas calorías disponibles, además, a lo largo del tiempo. ¿Qué significa esto en términos económicos?

Si consideramos las calorías ingeridas a la vez que la energía que se requiere para producirlas, transportarlas hasta nuestras bocas y mantenerlas mientras tanto en un estado comestible será fácil darnos cuenta de que cualquier proceso que aumente la cantidad de calorías o haga más sencilla su conservación las está, al mismo tiempo, abaratando. Naturalmente, el proceso en sí tiene un coste energético, pero aquí es fácil entender que pueden aplicarse conceptos de economía de escala. Huevo a huevo, sale más barato cocer doscientos a la vez que hacerlo con uno solo. La industria contemporánea no procesa (¿hiperprocesa?) los alimentos para hacernos daño, sino para abaratar sus costes. Hay más calorías disponibles que nunca a precios que no podríamos ni soñar hace tan solo un par de siglos. Desgraciadamente, el coste por caloría es mucho más bajo de este modo que con alimentos frescos y cocinados en casa. Así que «come sano», entendido como «ingiere alimentos frescos o cocínalos tú mismo», significa «paga más por menos calorías». Es decir, sé rico.

Hay un segundo ángulo desde el que atacar la cuestión. Cocinar uno mismo requiere disponer de tiempo para hacerlo: planificar menús, hacer la compra en mercados —mercados «de proximidad», nada de esas monstruosidades de hipermercados con su hiperdisponibilidad de hiperprocesados— y cocinar para las tres comidas al día que lo requieren (dejaremos las otras dos comidas recomendadas al albur de unas piezas de fruta fresca, que iremos a comprar también cada semana como mucho). Ah, lo olvidaba: tenemos que comer despacio. ¿Veis por donde va el argumento? Todos esos sanos consejos requieren tiempo, y todo ese tiempo no va a estar empleado ganando dinero, sino gastándolo. Una alimentación sana para la ciudadana moderna, habitante de una unidad familiar compuesta por ella misma, un gato y un cactus, requiere tener unos ingresos nada despreciables: una vez más, sé rico.

Haz ejercicio

Ya hemos visto lo que se revela cuando analizamos los consejos modernos de alimentación sana desde un punto de vista económico. ¿Qué sucede con el otro caballo de batalla de la vida saludable? ¡Hagamos deporte!

Algunos tememos esto más que a una vara verde. (Foto de Pauleon Tan, Flickr.)

Es sencillo llegar a la misma conclusión para el deporte que para el uso de los artilugios de cocina. Hacer ejercicio requiere algo más importante que la voluntad de realizarlo: necesita de tiempo para hacerlo. El caduco lema de «ocho horas de trabajo, ocho horas de sueño, ocho horas de ocio» adopta hoy en día la forma de seis horas de sueño mal contadas, diez horas de trabajo temporal, mal pagado y sin perspectivas, tres horas en diferentes medios de transporte para llegar a ese trabajo que nos realiza como personas, dos horas para comer y tres más —si he hecho bien las cuentas— para tener una familia, ver todas las series que hay que ver para estar al día, tener la solución habitacional hecha una pocilga medianamente limpia y, exacto, hacer un mínimo de una hora de ejercicio cardiosaludable.

Podemos olvidarnos de entrenadores personales —imprescindibles si uno quiere hacer ejercicio bien para perder esos kilos de más que nos están matando, pero solo al alcance de unos pocos. O incluso de su versión colectivizada, los gimnasios —con sus matrículas y el coste adicional de los desplazamientos. De todas formas, esa hora diaria de ejercicio compite con desventaja frente a las alternativas. Aunque ¿por qué trabajar diez horas en un trabajo temporal y mal pagado? Mucho mejor echar ocho en un trabajo con un salario mejor, ¿verdad? Infinitamente mejor, claro está, disponer de rentas y poder dedicar esas horas a cultivar relaciones, cuidar a la familia y, ahora sí, hacer el ejercicio que sea necesario para prolongar y hacer más disfrutables nuestras holgadas vidas. Qué gran consejo, una vez más: sé rico.

Un enfoque diferente

No estoy diciendo con todo esto que médicos y nutricionistas estén ciegos ante la realidad social o que, conociéndola, decidan aplicarle un molde liberal para extraer la dudosa conclusión de que quien no es rico es porque no quiere. O sí lo estoy diciendo… Un poco. Es cierto que los niveles de bienestar básico de la población en general han mejorado en los últimos cien años, pero también lo es que esta mejora se debe en una parte importante a la revolución agrícola y a la disponibilidad de alimentos procesados, seguros y baratos. Al mismo tiempo, la desigualdad de ingresos no mejora, y empeora en algunas partes del mundo. No debemos olvidar, además que los parámetros estadísticos del bienestar, medido como incidencia de enfermedades o esperanza de vida están claramente correlados con el nivel de ingresos.

Un estilo de vida sano según las recomendaciones científicas más actuales es perfectamente posible sin pertenecer a ese inalcanzable uno por ciento, pero una desigualdad creciente y un trabajo cada vez más escaso, inseguro y de peor calidad no auguran un futuro amable para la salud del grueso de la población. Quizá sea el momento para que médicos y nutricionistas adopten un enfoque más social para entender y aspirar a mejorar la salud de cada uno de nosotros.

Y si no estáis de acuerdo con la tesis de este artículo os proporcionaré—¡todo sea por el espíritu deportivo!— un argumento de peso en contra: estoy gordo.