Ocho pequeños deseos para 2008

Aquí tenéis una lista de pequeños deseos para la vuelta que hemos decidido colectivamente que comienza en apenas unas horas. La paz en el mundo, el fin del hambre y la inteligencia en política son grandes deseos, y por eso lugares comunes, rimbombantes y poco concretos: voy a centrarme en asuntillos de menor importancia, aunque también tengan su busilis. Vamos allá, sin orden específico.

Que se revoque el concordato entre España y la Ciudad del Vaticano.

Soy ateo, así que aspiro a vivir en un estado realmente aconfesional, con fiestas laicas, clases particulares de religión y un ente público gestionando el patrimonio artístico eclesiástico. Probabilidad: cercana al cero absoluto.

Que despeguen (literalmente) las iniciativas espaciales privadas: Bigelow Aerospace, SpaceX… y empiece de una vez el proceso natural de expansión de la especie humana al espacio.

Lo que no debió terminar en 1974 con el último hombre en la Luna. Probabilidad: francamente bajísima.

Que se nacionalice la SGAE.

Y la relación del público con su cultura pueda ser de sana indiferencia, en vez de la actual vaga hostilidad. Probabilidad: épsilon real, mayor que cero, tan pequeño como se quiera.

Que se prolonguen los apartaderos de los principales corredores ferroviarios.

Vaya deseo raro. No es el obrón del Escorial (como el AVE a Galicia, por ejemplo), pero permitiría hacer despegar el transporte ferroviario de mercancías, y con ello comenzar la racionalización energética y logística que necesitamos. Probabilidad: bajita, bajita, bajita.

Que Blogger permita que sus páginas sean XHTML (Transitional, por lo menos).

Costaría poquito, pero importa más poquito. Aunque a veces digan que les importan los estándares abiertos. Probabilidad: menos que microscópica. Nanoscópica.

Que el PP se escinda en dos partidos.

Sí, con Acebes y Zaplana respectivamente como cabezas de lista (ja, ja, ja…) Probabilidad: ¿uh?

Que se invierta dinero “de verdad” en un plan energético integral, con renovables y nuclear de última generación.

No podemos seguir pretendiendo ser una potencia mundial con el déficit de energía que arrastramos. Hay que actuar con decisión y minimizar la huella medioambiental de nuestras acciones futuras. Probabilidad: la misma que la de que los cerdos vuelen.

Que alguien se atreva a programar la Novena de Bruckner con sus cuatro movimientos en España.

Porque la Novena tiene cuatro movimientos. Cuatro. No tres. A ver si lo entendemos, tres es distinto de cuatro. ¿A alguien le importa esto aparte de a mí en este bendito país? Probabilidad: ni siquiera cero.

Publicado por

Iván Rivera

Another instance of Homo sapiens.

4 comentarios en “Ocho pequeños deseos para 2008”

  1. Joder, vaya lista de deseos más jodida, Iván… podías haber puesto al menos uno que no conlleve una irremediable frustración.

    Yo, por mi parte, te acompaño en el 1, en el 2, en el 3 (más o menos, yo en vez de nacionalización hablaría de voladura controlada), en el 6 y en el 7 (aunque me parecerían más obvios como cabezas de lista Aguirre y Gallardón).
    La 4 y la 5 me suenan a chino y la 8, mucho me temo que no me da ni frío ni calor 🙂

  2. Lo de Blogger es una memez minúscula, cierto, pero es una pista de lo que creo que traerá el mañana con un Google dominante frente a un Microsoft en retirada: más de lo mismo. Respecto del tema de los apartaderos, escribiré algo más… pero tiene su explicación, créeme. Mención aparte de que es “casi” mi trabajo.

    Creo sinceramente que debería haber dos partidos de derecha en España, pero los cabezas de lista eran una broma. Por cierto, ¿sabías que mi “número Acebes” es de 2? (En el sentido del número Erdős o en el de Kevin Bacon.) Todavía sigo con lo que creo que es una inteligencia intacta, pero podría equivocarme 🙂

    Por último, la lista de deseos es mía. Así que pulpo es un animal de compañía, barco es un animal acuático y Bruckner hizo la música más inapelablemente cojonuda que existe. He dicho.

  3. Yo me temo que tengo número Bacon en torno a 3 con cualquier político español, ya que el juez Garzón es primo segundo de mi madre.
    OMG! Eso significa que tengo número Bush igual a 4!!!!!!
    Y tú, por tanto, 5!!!!!!!

    WTF!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. No lo quería decir, pero mi número Juancar es de 2 también. Mi suegra habló con él varias veces cuando aún era “El Principito” (de Paquito Franco, no de Saint-Exupéry), ya que su madre cocinaba para él en una finca a la que iba a cazar y a comer con alguna frecuencia.

    Ya que parece que estoy en racha, voy a enunciar la “Conjetura de Rivera”: para todo ser humano sobre la tierra H, existe un personaje vergonzante P tal que H tiene un número-P (en el sentido del número Bacon) menor del que H cree.

    Por ejemplo, y por lo dicho al principio, mi número Paquito es 3, y el tuyo (al menos) 4, pero seguro que es inferior por otra vía. Espero que nadie me denuncie por eso…

Los comentarios están cerrados.