Cegadoramente obvio

¿Qué opinión te merece la energía nuclear? ¿Y si se usara energía nuclear para extraer petróleo?

Me siento un tanto ambiguo con la cuestión nuclear, aunque tengo claro que hay una serie de tecnologías que han probado su inseguridad y su carestía, y que debería avanzarse en la industrialización de nuevos procesos que tengan en cuenta la gestión completa de los residuos. Pero eso no es más que mi opinión: supongamos que la tuya, lector, puede sintetizarse con el mantra eusquérico “Nuklearrik? Ez eskerrik asko”.

Seguramente compartamos opinión respecto de los combustibles fósiles. Fuente agotable, cambio climático… Sin embargo, no todos los combustibles que se extraen del subsuelo son iguales. Algunos son más limpios que otros: el gas natural brilla (es un decir) como la alternativa menos contaminante dentro del abanico disponible, mientras que el carbón destaca (es otro decir) como una forma eficaz de teñir de negro todo lo que los humos de su combustión tocan, desde mariposas hasta pulmones, pasando por árboles y edificios. El petróleo queda como una especie de término medio. ¿Todo? No. Igual que el vino, y como cualquier otro producto natural, el petróleo viene casi en tantas variedades como zonas petrolíferas existen, más mezclas y remezclas. West Texas Intermediate, Brent, Dubai-Omán, Saharan Blend, Tía Juana Ligero Venezolano… Parecen variedades de café o ron, pero no es exactamente el caso, aunque determinados cafés expresos en Italia, Portugal y (sobre todo) Turquía sean casi indistinguibles del crudo.

Más racionalmente, las diferentes variedades pueden clasificarse en un eje dulceácido, donde la acidez denota la cantidad de azufre que acompaña al combustible. Un petróleo más ácido contiene más azufre y es por tanto más susceptible de producir efectos tan adorables como la . También hay petróleos ligeros y pesados, dependiendo de su densidad. Los mejores crudos, tanto desde el punto de vista del coste de refinado, rendimiento y efectos sobre el medio ambiente son los dulces y ligeros, aunque en términos alimenticios esto parezca un contrasentido, sobre todo para los que luchamos día a día contra los kilos de más.

En Alberta, Canadá, se extrae un petróleo francamente pésimo (aunque rentable) de las arenas bituminosas de Athabasca en Fort McMurray. Como la arena no es combustible, es necesario emplear algún método industrial para extraerlo. Este procedimiento requiere de la combustión de grandes cantidades de gas natural para calentar una mezcla de agua y arena. Quemar gas para obtener petróleo: si no fuera porque el rendimiento energético final es positivo, parecería algo absurdo. Tan absurdo parece que la Royal Dutch Shell ha desarrollado un sistema de extracción alternativo basado en cilindros calefactores como las barras que llevan los calentadores eléctricos del baño, pero a lo grande. Éstos cilindros se introducirían en el yacimiento e irían separando poco a poco el petróleo de su medio sólido; entonces podría ser bombeado de modo convencional. Los elementos calefactores, como sus homólogos del baño, serían eléctricos. También consumirían una barbaridad de megavatios-hora.

La propuesta parece cegadoramente obvia. ¿Y si construimos una central nuclear para alimentar los pozos de petróleo? Visto con perspectiva, parece haber algo profundamente erróneo en el plan. Tanto, que podría llevarse a cabo.

Publicado por

Iván Rivera

Another instance of Homo sapiens.