Compatible, pero ¿a qué precio?

Como padre, me preocupa que el material que utilizan mis hijos en el colegio sea de la máxima calidad posible. Como defensor del software libre, me preocupan los intentos por perpetuar la estandarización de un sistema operativo determinado, aun contra los intereses colectivos de la sociedad —¿por qué pagar una tasa Microsoft, cuando existen alternativas, tanto de pago como gratuitas y de calidad más que satisfactoria? Por eso, comprobar que los soportes digitales asociados a dos de los libros de mi hijo este año declaran su compatibilidad explícita con Linux (los demás no sorprenden a estas alturas) me llena de gozo y satisfacción. También me llena la boca de patatas cocidas, para poder pronunciar esa frase con el tonillo real que se merece. Leo las instrucciones:

Windows
Introduzca el CD-ROM en el lector de su ordenador. Si tiene activada la opción de autoarranque, el programa se ejecutará automáticamente. Si esta opción no estuviese activada, ejecute el fichero ExeWin.exe situado en el directorio raíz de su unidad de CD-ROM.
Mac
Introduzca el CD-ROM en el lector y haga doble click en el fichero ExeMac situado en el directorio raíz de su unidad de CD-ROM.
Linux (las notas son mías)
Después de introducir el CD-ROM en el lector y montarlo correctamente1, ejecute el fichero ExeLinux.sh2 situado en el directorio raíz de su unidad de CD-ROM. Si el administrador del sistema no permite ejecutar programas desde el CD-ROM3, puede cambiar esta autorización editando como usuario ROOT4 el fichero /etc/fstab5, añadiendo la opción exec6 a la línea /dev/cdrom, de forma que quede de la siguiente manera:

/dev/cdrom /cdrom iso9660 defaults,ro,user,noauto,exec 0 07

(Nota: alguno de los valores puede ser diferente, dependiendo de su configuración personal8.)

Acabáis de oir el sonido de mi mandíbula cayendo al suelo. Disculpadme mientras la recojo. Ahora, las notas, o ¿qué puede ir mal en todo esto si no tienes unos años de experiencia con Linux?:

  1. ¿Montarlo correctamente? Si sólo tiene una pieza.
  2. La ejecución podría ser excesiva. Tal vez un correctivo sería suficiente.
  3. ¿Por qué puede puede no estar permitido que se ejecuten programas desde un CD? Y ¿quién es ese administrador que dicen?
  4. Sí, con vi, no me digas más.
  5. Naturalmente, todo el mundo sabe dónde está ese archivo y cómo llegar a él.
  6. ¿Ein?
  7. ¿Ein (al cuadrado)?
  8. No es por molestar, pero esto es añadir la humillación al insulto.

No, la verdad es que no es un buen día para tener fe en que Linux se convierta alguna vez en un sistema operativo popular en el escritorio.

Publicado por

Iván Rivera

Another instance of Homo sapiens.