280000 kilómetros más para llegar a la Luna

100000 km con mi Prius
100000 km
Cargado originalmente por brucknerite

El pasado fin de semana celebramos los primeros 100000 kilómetros con nuestro coche, mientras pasábamos por Moral de la Reina, en Valladolid, de excursión por Tierra de Campos. Realmente no tiene nada de particular: se trata de un vehículo normal cuya misión principal es la de transportar de A a B a la familia sin zarandajas. Durante estos 5 años se ha enfrentado a situaciones climáticas de todo tipo. Ha circulado por autopistas, carreteras nacionales, carreteras secundarias y caminos relativamente bien pavimentados en toda la península Ibérica, generalmente cargado con dos adultos y dos niños, sus dos sillas de seguridad, un carrito, maletas y en ocasiones hasta una cuna de viaje. Ha pasado todas las revisiones reglamentarias, con costes que rara vez han superado los 200 euros. Pasó una ITV hace un año: los técnicos me dijeron que el coche respondía como si fuera nuevo. No ha habido que sustituir las pastillas de freno ni una sola vez. La media de consumo de todo este tiempo ha sido de 5.5 l/100 km de gasolina de 95 octanos, aunque en verano suele bajar una o dos décimas. No soy ningún , por cierto.

Nada es perfecto: la medida de los neumáticos (195/55 R 16) es bastante extraña y los cambios de cubiertas salen algo más caros de lo que sería normal para un coche tan poco deportivo. Cambiar las luces delanteras es una pequeña aventura mirando el manual (mejor mirar en Internet). De vez en cuando, una de las luces de posición trasera —con casquillo de cuña— se afloja y da la impresión de haberse fundido. Basta un golpecito en el plástico del piloto para que vuelva a encenderse; pero algún día cogeré un trocito de papel y lo meteré en la cuña junto a la bombilla, en plan galga. Vendría bien tener un maletero algo más grande, aunque mi experiencia me dice que no importa el espacio del que dispongas —siempre lo llenarás.

Nuestro coche es un . No lo compramos por ecológico: ningún coche lo es, aunque en algunos casos el insulto duele más que en otros. Tampoco lo compramos por su capacidad de impresionar a las nenas o por ser uno de esos que van por ahí “pidiendo” circular a la velocidad del rayo. Lo compramos por su comodidad. Es el coche que menos molesta a alguien a quien no le gusta conducir. Recuerdo, a estas alturas, a todos los que me afeaban el “experimento”: que si por qué no compraba un coche de verdad (un diésel de los que me alegran la alergia todas las primaveras), o algo más apropiado para mi familia (¿un autobús?) Me llegaron a preguntar si había tenido en cuenta el coste de sustitución completa de baterías y sistema híbrido en mi previsión de gastos de mantenimiento. A todos ellos, ahora que la palabra “híbrido” prestigia injustificadamente cualquier cosa (arquitectura híbrida de Audi, tecnología microhíbrida de Citroën y disculpadme que no siga, que me da la risa), les dedico este artículo. Me encanta llevar razón.

Publicado por

Iván Rivera

Another instance of Homo sapiens.

5 comentarios sobre “280000 kilómetros más para llegar a la Luna”

  1. Joder, me empieza dar miedo esta sincronización: ayer domingo pasé yo por los 100.000 km (0,1 Gm) en mi coche. Aunque al ritmo que voy (solo tiene 4 años y lo compré con 1 y 10.000 km) supongo que te adelantaré en breve.
    En mi caso, sí que tengo un diésel (sorry :-[ ) y en formato autobús. La verdad es que fueron tal pifostio de bártulos las primeras vacaciones con dos niñas que lo vimos claro: queríamos EL MALETERO.
    Ahora, que los maleteros son como los discos duros: da igual cómo te lo compres de grande, siempre los llenas antes de lo que te esperabas 😛

  2. Enhorabuena por el hito. Yo pasé la revisión de los 75k hace poco; el señor me propuso cambiar las pastillas de freno (le dije que, si hacía falta, adelante; menos mal que fueron formales)
    Y ahora me toca la rueda, y me acuerdo de la familia del Yoshimoto viendo los precios… pero en fin, tocará. Me da yuyu cambiarle la medida como hacen algunos.
    Y sí, también me encanta lo de la tecnología microhíbrida. Aunque, claro, ahora ya nadie me dice lo de cambiar la batería…

  3. El modelo nuevo viene con dos medidas diferentes de neumático, y ninguna coincide con la del nuestro. Como decía "La Bombi" (ay, pero qué viejuno que soy): ¿por qué será…?

    Por demás: ¡felicidades! Te encontrarás en la siguiente revisión, si la memoria no me falla, con un cambio de bujías que hacen sí o sí (se asume desgaste estándar, y toca). Las bujías son de un tipo especial con bornes recubiertos de platino y sangre de unicornio. Salen a un precio algo alarmante, en comparación con otras revisiones: 310 € si no recuerdo mal. Sin embargo, y considerando la media, las revisiones siguen saliendo baratas en comparación con otras marcas.

Los comentarios están cerrados.