Misión cumplida

Hace cincuenta años, ante el reto tecnológico y de ideas que suponía la Unión Soviética, los Estados Unidos de América se fijaron la meta de “poner un hombre en la Luna y traerlo de vuelta sano y salvo”, en palabras de su entonces presidente, J. F. Kennedy. Ocho años después, en 1969, pudieron exclamar ¡misión cumplida! La gran gesta de los años sesenta tomó casi toda la década y costó 188 mil millones de dólares de hoy.

Ayer los Estados Unidos lograron, casi diez años después de habérselo propuesto, su objetivo declarado de matar a Osama Bin Laden en represalia por los atentados cometidos por la organización que encabezaba aquel 11 de septiembre de 2001. Un gran objetivo para una gran nación, acostumbrada a las grandes gestas en las que no importa el precio. Casi 1,2 billones (europeos) de dólares. Y dos guerras. Y centenares de miles de muertos, aunque nadie lleva de verdad las cuentas.

Algunos llaman al Apolo “despilfarro” y a la caza de Bin Laden “buena inversión”. Yo creo que la barbarie ha invadido el corazón de nuestra civilización. Con nuestro consentimiento.

Publicado por

Iván Rivera

Another instance of Homo sapiens.

7 comentarios sobre “Misión cumplida”

  1. Suena tan triste como es. Barbarie consentida, y desde dentro. No se puede decir más claro.

    Estaba esperando a que empezasen a sonar las voces que tilden a este tipo de posts o declaraciones de pro-terroristas o similares, pero para mi sorpresa no se da el caso… ¡porque nadie en los medios mayoritarios lo ha expresado así!

  2. Fantástica reflexión, Iván. Las prioridades de nuestra civilización están más que claras…desgraciadamente.

  3. Lo del dinero es lo de menos. Lo curioso es que se celebre el asesinato (sin juicio) de un asesino como si se hubiese llegado a la Luna.

  4. Si me dejas corregirte: de un presunto asesino. Centrar el argumento en el dinero sólo es un argumento de vendedor de coches usados –para conseguir algo de atención. Es lamentable, pero quedan pocos a quienes horrorizar con el argumento de la ejecución extrajudicial (naturalmente, siempre que sean los "suyos" los que ejecuten, porque en caso contrario es un asesinato abyecto). Sin embargo, el argumento económico parece que todavía tiene la veda abierta. De alguna forma, poner en evidencia lo que se ha gastado en actos derivados de la "necesidad" de cazar a una sola persona es, para muchos, más revelador que los muertos, el miedo y la pérdida de nuestras libertades. ¿Despilfarro? Claro, si sólo fuera eso…

  5. Bueno, tú, yo y unos cuantos más tenemos otras prioridades, y también formamos parte de la civilización "occidental". Ahora sólo tenemos que alcanzar el poder para ponerlas en práctica 😉

  6. Es cierto. En los últimos años hemos alcanzado un grado de uniformidad en los medios que debería enorgullecer a los fans del aplauso a la búlgara. ¿Quién pone en duda que la solución a la crisis pasa por ofrecer a nuestros primogénitos? ¿Quién niega la necesidad de los constantes recortes en derechos y libertades? ¿Quién denuncia la deriva autoritaria, no ya en España, sino en Europa? De los que tienen cabeceras nacionales o frecuencias en la radio o la TDT, nadie. Y es tan agradable pertenecer al colectivo de "los que tienen razón" que personas incontables se lanzan a las redes sociales para vocear, desde sus pequeños púlpitos, lo mismo que sus guías espirituales. Por lo menos eso antes sólo pasaba en los bares.

  7. "…y traerlo de vuelta sano y salvo." -JFK-
    "…Bin Laden vivo o muerto" -George W. Bush-
    Moraleja: matar es mucho más caro.

    Estupendo artículo, Ivan. Pones el dolar en la diana (¿o la diana en el dolar?).

Los comentarios están cerrados.