Maguncia en Adviento

, en alemán, es una ciudad deliciosa. Sus tiendas de chocolate, su feria de Navidad, su extraña y antigua catedral —al menos para el ojo acostumbrado a los estilos arquitectónicos castellanos, su espléndido teatro… La nieve se combate con bien calentito y el centro se pasea con gusto entre iglesias barrocas y recuerdos de uno de los pioneros de la digitalización y la democratización de la cultura, , que transformó las copias artesanales, orgánicas de libros en secuencias ordenadas de símbolos producidas en serie.

Lo inesperado del viaje llegó en forma de sombrerería, donde hallé ese sombrero de talla imposible que hace ahora casi un año buscaba en Madrid entre bromas y veras. El sombrerero me aconsejó, pude escoger entre varios (tres son varios) modelos y, de balde, me llevé la confidencia de que la tienda en cuestión tenía dos clientes de la talla 65, y que una vez pasó por allí alguien de la 67. Confirmo que es posible alegrarse de no ser el primero en algo. Gracias, Maguncia: ahora soy un hombre de cabeza grande, cubierta y satisfecha.

Publicado por

Iván Rivera

Another instance of Homo sapiens.

2 comentarios en “Maguncia en Adviento”

  1. Me tienes que dar la dirección de esa sombrerería, que yo no voy a hacer corto de cabeza tampoco. Por cierto, me encanta tu blog.

    Un saludo

  2. Compañero… Vi dos: una muy cerquita de la catedral, pero donde me lo compré fue en ésta:

    Huthaus Streibich
    Flachsmarktstrasse, 34
    Mainz

    El sombrerero habla inglés, by the way, pero su mujer no. Está gracioso eso de “mein Kopf ist sehr gross”…

Los comentarios están cerrados.