Stephen Hawking en el espacio

Érase una vez un científico al que el genio, la adversidad y el tesón por seguir vivo transformó en un icono de la Ciencia: Stephen Hawking. Con motivo de su increíble y celebrado 70 cumpleaños, todos los medios de comunicación se han lanzado a glosar su vida y, en particular, su “sed de espacio”: en efecto, Hawking es un espaciotrastornado como cualquier otro. Él y los que compartimos su pasión estaremos varados todas nuestras vidas en la superficie terrestre debido al escaso desarrollo de los programas espaciales tripulados, aunque su especial condición física hace más improbable aún ese viaje soñado.

Su estatus de icono, sin embargo, le ganó dos escapadas espaciales. La última de ellas no le llevó muy lejos: apenas a diez kilómetros de altura, aunque le permitió salir por primera vez en cuarenta años de su silla de ruedas. Fue en abril de 2007, cuando Hawking voló en ingravidez en la Cometa del Vómito como invitado de Zero Gravity Corporation. Sin embargo, su primera aventura espacial le llevó hasta los confines de la galaxia en 1993. Al menos, con la imaginación.

Aquí tenéis a Stephen Hawking interpretándose a sí mismo como un personaje simulado en el holodeck de la nave estelar USS Enterprise, en la fecha estelar 46982.1 (el año 2369, poco más o menos), jugando al poker junto a Albert Einstein, Isaac Newton y el comandante Data. Observadlo bien: es muy difícil que una persona tan limitada en sus movimientos como Hawking pueda expresar mejor que se lo estaba pasando en grande.

El episodio, para los aspirantes a trekkies que queráis repasarlo, es Descent (primera parte), S06E26 de Star Trek: La Nueva Generación. También ha prestado su voz para tres episodios de Futurama, aunque sin duda la experiencia no llegó a la altura de estar en el Enterprise “de verdad” junto a Brent Spiner pintado de dorado y con su uniforme de la Flota…

Publicado por

Iván Rivera

Another instance of Homo sapiens.

Un comentario en “Stephen Hawking en el espacio”

Los comentarios están cerrados.