Una noche en los premios Bitácoras

Servidor no cree en las hadas, en los mercados perfectos ni en los premios de internet. Lo he pensado mucho y muy fuerte: no creo en las hadas porque son una hipótesis innecesaria —e innecesariamente compleja— para explicar el mundo. No creo en los mercados perfectos porque son como las vacas esféricas: un modelo que de tan simple da risa (sí, risa; el miedo lo da la caterva de creyentes).

¿Y los premios de internet? Si tienes un blog, querido lector, te diré que nadie se los merece más que tú; permíteme solo que aplauda desde la oscuridad del patio de butacas.

Premio Bitácoras 2012 en la categoría de Ciencia para Eureka
¡Como brilla! Este es el premio Bitácoras 2012 en la categoría de Ciencia que recogí para mi amigo Daniel Marín, autor de Eureka.

La vida es una serie de eventos aleatorios que a veces se organizan solos en forma de ironía. Cuando mi amigo Daniel Marín, el autor de Eureka, me propuso hacer de avatar suyo en la ceremonia de entrega de los premios Bitácoras 2012 —era finalista en la categoría de Ciencia— me detuve unos segundos para admirar la guasa de la situación. Porque Daniel, querido lector, se merecía ese premio más que tú. Olvida lo que te he dicho. Eureka es la referencia en español en cuestiones astronáuticas. Su ritmo de trabajo, prodigioso. La calidad de sus textos, excelente. Su conocimiento de la industria espacial rusa y china, unido a su dominio del ruso y el mandarín, le permiten ofrecer antes y mejor que nadie toda la información sobre dos grandes potencias que los medios más tradicionales suelen soslayar ¡como si solo estuviera la NASA! Y qué decir de los artículos históricos. Sus aventuras soviéticas son el único modo que tenemos casi todos los espaciotrastornados de conocer, como si fuera de primera mano, el lado oscuro de aquella competición apasionante por la ciencia, la gloria y la dominación mundial.

Ahí me teníais: acudiendo a una ceremonia en la que llevo exactamente ocho años sin reparar —existe desde hace ocho años. Convencido, hay testigos de esto, de que recogería un premio. Había agravantes morales (Eureka había sido finalista también el año pasado) y probabilísticos (este año también estaba en la lista de Mejor Blog del Público). Daniel, en un arrebato de confianza indebida, me dejó las manos libres para decir lo que quisiera.

Espero haber canalizado correctamente su «espíritu». Lamento que haya gente —Twitter es muy grande— que haya asociado mi cara con la suya. No, no soy @Eurekablog. Y no es que no quisiera: es que no podría. Gracias, compañero.

Carnaval de la Tecnología: resumen de la 5ª edición

2011 está a unas horas de terminar. Nuestros castigados cuerpos se preparan para el segundo asalto de las fiestas navideñas mientras las perspectivas de un futuro mejor gracias a la ciencia merman a cada paso, cortesía de la crisis, en todo el mundo y muy particularmente en este rinconcito de la vieja Europa. Y, naturalmente, ha llegado el momento de recopilar las rutilantes entradas que han participado en esta 5ª edición del Carnaval de la Tecnología. ¡Allá vamos! Continúa leyendo Carnaval de la Tecnología: resumen de la 5ª edición

Si tuviera mil millones

Karl Schroeder es un autor de ciencia ficción canadiense que no conocía. Publicando temporalmente desde el blog de Charles Stross, alejado de los teclados hasta mediados de mes debido a una gira promocional, está dejando caer algunas perlas como Wicked (en dos entregas), Our Eucatastrophe o la entrada que va a ocuparnos aquí, If I had a Billion Dollars. Quién no se ha preguntado nunca qué haría con mil millones en el bolsillo. (Correr. Mucho.) O como preferimos decirlo por aquí: ¿y si te tocara una primitiva? Me dicen que hay un juego que, con menor probabilidad aún que la lotería primitiva, ofrece mayores premios: los euromillones. De acuerdo. ¿Y si te tocaran los euromillones?

Euro de aranjuez1404 (Flickr)

Continúa leyendo Si tuviera mil millones