Ya llega el Naukas más grande: ¡Naukas Bilbao 2017!

¿Os interesa la cultura? Entonces os interesa Naukas. Del 14 al 17 de septiembre celebramos en Bilbao la séptima edición del que seguramente es el ciclo de charlas de divulgación científica más impactante, influyente e interesante en castellano. Esta vez con una enorme novedad: cambiamos nuestro querido Bizkaia Aretoa por el espectacular Palacio Euskalduna. Más sitio para todos en un espectáculo que mejora año tras año, reuniendo ante el público a científicos punteros, profesionales de prestigio en una asombrosa variedad de campos y divulgadores de primera línea. Y también a mí ¯\_(ツ)_/¯

Este año vuelvo a lanzarme al escenario y lo hago dispuesto a contaros algo que os podría sonar a herejía. Lo puedo expresar en cuatro palabras, parafraseando los títulos de la celebrada colección de libros de la editorial Laetoli: «El Hyperloop ¡Vaya timo!». Gracias a las noticias que nos trae periódicamente a los medios la nonata creación del magnate-inventor Elon Musk el concepto de serpiente de verano se ha convertido en un tubo más largo —y se ha ampliado a todo el año. Os contaré en qué consiste exactamente la «revolucionaria propuesta» de transporte de masas y por qué es una mala idea que, con toda probabilidad, no veremos construida en nuestras ciudades.

Y si la gente en latas disparadas a la velocidad del sonido por tubos no os atrae, ¡no hay problema! Total, solo tendréis que aguantarme diez minutos y hay casi ochenta charlas más, con una variedad de temas capaz de interesar al más pintado. Tendremos las tradicionales charlas de física, entrevistaremos a figuras de la ciencia de primer nivel, despediremos al corresponsal de la Humanidad en Saturno con todos los honores y una lagrimita, y reiremos con monólogos de humor, entre otras sorpresas. Hasta aprenderemos —¡primicia en Naukas!— con una charla de sexología. Además, este año Naukas Bilbao se inscribe en una potente iniciativa: Bizkaia Zientzia Plaza, organizada por la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco y la Diputación Foral de Bizkaia, que desde el jueves 14 al domingo 24 organiza más actos con otros perfiles. Más profesionales, en euskera, dirigidos a público joven…

En septiembre la fiesta de la divulgación está en Bilbao. No os lo perdáis. ¡Solo tenéis que traer la curiosidad!

«Por qué no nos basta con el viento» en el Cuaderno de Cultura Científica

Sobrevivir a largo plazo como especie es, como las infames resoluciones de año nuevo, uno de esos objetivos que nadie persigue pero que todos aceptamos como evidente en sí mismo. Lo cierto es que hay muchas formas de plantearlo: ¿qué consideramos «largo plazo»? ¿Tiene que importarnos, necesariamente, lo que pueda ocurrirles a unos Homo sapiens que todavía no han nacido? Y, sobre todo, ¿qué entendemos por sobrevivir? La existencia de nuestros antepasados en las sabanas africanas, en números reducidos y rodeados de miseria, privaciones y aplicados depredadores es un modo de vida sin duda natural y sostenible. Así se mantuvo década tras década, siglo tras siglo, durante muchas decenas de miles de años. ¿Es esto lo que queremos para nuestra descendencia? […]

Hay quien opina que deberíamos cerrar ya todas las centrales nucleares y sustituirlas por renovables. En este artículo examino algunas características interesantes de la fuente de generación renovable más rentable a día de hoy, la eólica, para demostrar que una propuesta de ese jaez es más fácil de plantear que de ejecutar. Leedlo en el Cuaderno de Cultura Científica: «Por qué no nos basta con el viento».

«The Boring Company: aburrido no, imposible» en Naukas

Cuando me enteré de que Elon Musk, no contento con traer de vuelta del mundo de los muertos al coche eléctrico, conquistar el espacio —primero la órbita baja, después Marte— y regalar al mundo la idea de transportarnos en cápsulas flotantes dentro de tubos de vacío como si fuéramos la recaudación de un supermercado, iba a lanzarse nada menos que a la conquista del subsuelo, pensé que se trataría de algún tipo de chiste que me costaba entender. Al ver que había dado forma jurídica a su empresa, la había llamado «The Boring Company» («la empresa aburrida/perforadora») y a su primera tuneladora «Godot» (por lo visto se hizo esperar) empecé a pensar que quizá, después de todo, sí que estaba pillando el chiste. […]

¿Todavía no habéis leído el artículo que he publicado en Naukas sobre las implausibilidades a las que se enfrenta Elon Musk con su «Boring Company»? Pues adelante: «The Boring Company: aburrido no, imposible».